SPORTYOU

Archivo
22 de octubre de 2019 22/10/19

Opinión

Opinión

El ‘muro’ del ruido


  • 16 de septiembre
    de 2014
  • Miguel Gutiérrez

“Me han dicho que históricamente ha sido muy difícil jugar de central en el Real Madrid”, decía Walter Samuel hace exactamente diez veranos. El central argentino intuía lo que le esperaba en su nueva casa, aunque no del todo: “¿Presión? La he tenido en todos los clubes en los que he jugado”, quitaba importancia. Ahora, con 36 años, agota su carrera en el Basilea (Basel, si les gusta más) y regresa esta noche al Santiago Bernabéu, el estadio al que se enfrentó en 2004 y en el que se coronó campeón de Europa en 2010 con el Inter de José Mourinho.

Samuel es sólo un nombre entre el sinfín de fichajes engullidos por la presión de un club de primer nivel, aunque en su caso se trató también de una cuestión de encaje futbolístico. Llegó de la Roma por 25 millones, precedido por uno de esos apodos periodísticos que, a poco que se te dé mal, se acaban volviendo en contra: ‘El Muro’. Eso fue justo lo que sucedió: no era lo mismo servir de central en la legión romana que en el alegre Chamartín. Jorge Valdano, que ya por entonces se dedicaba al guión cinematográfico, anticipó que el nuevo central iba a ayudar a los defensas jóvenes a sentirse “más cómodos” en el campo. El problema es que la experiencia del propio Samuel no fue precisamente un modelo de confort. Se le recuerda más por el gesto desafiante, “estúpido” según él mismo lo calificó más tarde, que dirigió a la grada durante un partido contra el Albacete. Samuel, que había sido abucheado por fallar en un gol, marcó de cabeza en la portería contraria y se señaló la oreja. Quería oír al público, y vaya si lo oyó. El Bernabéu, la ópera a la hora de animar, cuando toca silbar se transforma en un corral de comedias. Las reacciones del pasado derbi invitaban más a taparse los oídos que a tocarse el lóbulo. No sabemos qué oiremos ante el Basilea, pero será sin duda una noche para escuchar.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba