Archivo
21 de julio de 2018 21/07/18

Champions League

El Manchester de Mou, progresión insuficiente

A pesar de que el portugués ha conseguido mejorar lo visto en su primer año al frente de los red devils, su proyecto no ha alcanzado aún las expectativas generadas


21 de febrero de 2018 David de la Peña - Sportyou

El Manchester United se presenta a los octavos de final de la Europa League ante el Sevilla como favorito para superar la eliminatoria, pero puede asegurarse que, después de que haya pasado más de un año desde la llegada del portugués al banquillo de Old Trafford, el rendimiento no está aún a la altura de las expectativas generadas.

Es cierto que sería injusto asegurar que su trabajo es insuficiente -ganar la Europa League fue un éxito indiscutible-, pero la comparación con Guardiola y su Manchester City, inevitable desde que ambos gigantes de los banquillos se cruzasen en la liga española, le deja en mal lugar. Mou ha tratado de justificarse comparando el gasto que ha tenido el cuadro skyblue, pero lo cierto es que es un discurso que por el momento no convence a periodistas y aficionados.

El Manchester United 2017/2018 ha evolucionado

Tan cierto es que aún el proyecto no ha alcanzado la velocidad esperada, como que este Manchester United es superior al del curso pasado. Por un lado, la llegada de Matic le ha dado a Mourinho una figura que no pudo tener en su primer curso; un mediocentro con capacidad de robo pero también con soltura para que los primeros pases del equipo sean buenos, mientras que la llegada de Lukaku es la que ha cambiado radicalmente el ataque, que teniendo al belga en lugar de Ibrahimovic ha ganado en profundidad y capacidad de contragolpe. Sin duda, Lukaku será una de las mayores amenazas para la zaga del Sevilla, sobre todo si ésta deja mucho espacio a su espalda.

Pogba, asignatura pendiente

Paul Pogba no está mostrando en Manchester el nivel de crack mundial que se presuponía, salvo contadas excepciones. Mourinho no está terminando de explotar el talento del francés, a pesar de que en algún momento hubiese parecido encontrar el camino para hacerlo. Cuando el ex de la Juve ha sido el interior izquierdo en un 4-3-3 -esta temporada el encuentro en Goodison Park es un claro ejemplo-, pero de forma un tanto incomprensible, Mourinho ha decidido mantenerle en el doble pivote junto a Matic, donde de momento no está encontrando su mejor versión. La duda de Ander Herrera, además, hace creer que lo lógico es que el portugués mantenga esa estructura en el Sánchez Pizjuán.

Alexis Sánchez, golpe de efecto

Sin Pogba potenciado a su mejor nivel, el único futbolista que el Manchester United de verdad tiene instalado, por rendimiento, entre los mejores del mundo, es David de Gea. Más allá de que el nivel colectivo del equipo haya generado ciertas dudas, esta circunstancia es un problema para un club que en los últimos 25 años siempre ha sido protagonista en este sentido. El chileno, obviamente, necesita tiempo para mostrar su mejor nivel, pero ya ha quedado claro que quiere el protagonismo y que Mou pretende dárselo. Por calidad representa el mayor peligro para el Sevilla de Montella, sobre todo si Jesús Navas sigue siendo el lateral derecho. Es cierto que el de Los Palacios está funcionando de maravilla en ese rol, pero defender al chileno es un reto que todavía no ha afrontado.

Los problemas de Mou

Son dos circunstancias las que el Manchester United aún no está consiguiendo dominar con la solvencia esperada. La primera es la soltura en los ataques posicionales, algo que con Mata y Alexis juntándose en tres cuartos está evolucionando, pero que aún no parece suficiente para desbordar a las defensas mejor organizadas. Es cierto que el Sevilla ha demostrado problemas en esa faceta esta temporada, pero el 4-4-2 de Montella ha permitido al equipo mejorar en ese aspecto.

La otra gran duda para Mourinho está en su defensa, y no porque los ajustes que hace, y más en eliminatorias, no saquen lo mejor del equipo en ese aspecto. La final de la Europa League ante el Ajax de la pasada temporada es uno de los mayores ejemplos de la buena adaptación que el portugués suele hacer a sus rivales, y seguro que su plan para frenar a Sarabia y Correa es más que competente. Sin embargo, y más tras la lesión de Bailly, que llegará muy justo al partido, individualmente los centrales no han dejado garantías, sin duda una gran noticia para la afición sevillista.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba