Archivo
18 de marzo de 2019 18/03/19

General

El Real Madrid se multiplica en Cornellá

Alta tensión en Cornellá, donde el Real Madrid se reenganchó a la lucha por el título. Casillas fue expulsado en el segundo minuto, pero el equipo blanco se organizó, se sacrificó y venció en un feudo donde sólo habían ganado Barcelona y Villarreal. Tremendo esfuerzo el de los chicos de José Mourinho, que se adaptó […]


13 de febrero de 2011 José Mendoza - Sportyou

Alta tensión en Cornellá, donde el Real Madrid se reenganchó a la lucha por el título. Casillas fue expulsado en el segundo minuto, pero el equipo blanco se organizó, se sacrificó y venció en un feudo donde sólo habían ganado Barcelona y Villarreal. Tremendo esfuerzo el de los chicos de José Mourinho, que se adaptó a las circunstancias e incluso pudo ganar con más ventaja de no haber sido por Kameni. La tempranera expulsión de Casillas multiplicó aún más la dificultad del envite para el Real Madrid. El portero desequilibró en el borde del área a Callejón y Mateu Lahoz, muy del gusto del Mourinho, lo consideró suficiente para expulsarle. Entró Adán por Di María, que regresaba a la titularidad. En el once también estaba Pepe, recuperado, y Adebayor volvía a dejar a Benzema en el banquillo. Pochettino, mientras, alineó a su once habitual, con una joven defensa y unos atacantes eléctricos.

La roja a Iker agitó el choque. El Espanyol se obsesionó con la portería contraria, quiso marcar y dejar el choque encarrilado muy pronto. El Madrid lo aprovechó, se defendió con solidaridad y se desplegó en ataque con mucho peligro. De hecho, las mejores ocasiones fueron del Real Madrid. Adán apenas tuvo que intervenir. Khedira avisó en dos ocasiones, y Marcelo también, con un remate al larguero. Javi Márquez, el mejor de los locales, guiaba a los de Pochettino en ataque, aunque ausentes de profundidad y con poca presencia en área contraria. Las mejores acciones las protagonizó el propio Javi Márquez con disparos lejanos, pues la defensa merengue resultaba impenetrable.

Consolodida la zaga, el Madrid se sintió con la suficiente confianza como para contragolpear con muchos efectivos. Así fue que, tras un mal despeje de Amat, Cristiano recogió el balón, Marcelo le dobló, pasó como una centella junto a Chica y, en el área pequeña, reventó el balón con violencia. Muy difícil para Kameni. El gol dejó tocado al Espanyol, y reforzó aún más el plan del Real Madrid, que convirtió a Kameni en el gran protagonista del encuentro. Adebayor, que también se topó con el larguero, Cristiano y Marcelo le probaron antes del descanso.

En la reanudación se jugó a menos ritmo. El Espanyol tenía la iniciativa y el Real Madrid se centró en proteger a Adán. Pochettino llamó a Dátolo y Vázquez, pero sólo Callejón se mostraba inspirado en el ataque perico. Una volea y un disparo cruzado del ex madridista, el único susto que se llevó Adán. Verdú también lo intentó por alto, pero el suplente de Casillas estuvo sólido. Se pudo plantar Callejón sólo ante el portero, pero el asistente señaló fuera de juego cuando estaba en línea. El Espanyol apretaba, estaba volcado, lo que aprovechó el Real Madrid para volver a asomarse a la portería de Kameni. Adebayor se plantó en dos ocasiones ante el camerunés, pero se le nubló la vista. El togolés, como el resto de sus compañeros, se multiplicó. Enorme esfuerzo del Real Madrid, que, con diez máquinas sobre el campo, se sitúa a cinco puntos del líder y vuelve a hacer cuentas. Cuestión de matemáticas.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba