Archivo
16 de julio de 2018 16/07/18

Opinión

Opinión

El Dortmund desquicia al Madrid


  • 24 de octubre
    de 2012
  • José Mendoza

El Borussia Dortmund celebra su victoria sobre el Real Madrid

Alemania volvió a ser territorio prohibido para el Real Madrid, y ya van 17 derrotas en su historia. A la habitual fuerza y poderío aéreo del estilo típico de su país, este Borussia Dortmund le añade, de un tiempo a esta parte, un toque de clase y talento en campo contrario. Argumentos que sí pasean ahora por Europa, justo cuando peor se encuentran en la Bundesliga, y que desquiciaron al Real Madrid, muy roto por el medio, herido por la lesión temprana de Khedira y cojo por su banda izquierda, donde los de Klopp se cebaron con Essien. Problemas globales que se unieron a errores puntuales de Pepe y Casillas, precedentes de los goles.

Más intenso, ayudado por el calor que aporta el impresionante Signal Iduna Park, gobernó el Borussia Dortmund. Los alemanes, una combinación excelente de fuerza en defensa y centro del campo, y calidad más velocidad en ataque, se llevaban los balones divididos y los rechaces. Kehl y Bender, y el alto ritmo al que se jugó el encuentro, anularon a Xabi Alonso. Sin el tajo de Khedira a su lado, lesionado muy pronto, quedó desbordado, pues Modric no está para esa labor.

Se saltó el centro del campo el Real Madrid, pero cuando conseguía robar lanzaba contragolpes como siempre peligrosos. Lo probaron Cristiano, Özil y Di María, no tanto Benzema, cuyo único aporte fue una gran asistencia en la segunda parte. En una de esas el alemán se inventó un pase espectacular que, con la colaboración de Subotic y Weidenfeller, Cristiano convirtió en gol. Por entonces ya ganaba el Dortmund por culpa de un titubeo inusual de Pepe en la salida de balón. Lanzó Kehl a Lewandowski, que definió como lo que es, un nueve de clase mundial. No solo acertó en el gol, sino que de espaldas ganó siempre la partida al portugués. Es noticia que Pepe pierda la partida con un delantero.

Si entre Kehl y Bender taponaban a Xabi Alonso, entre Götze, Marco Reus y Piszczek, y la nula ayuda de Cristiano y Modric, Essien no daba abasto. Sangraba el Real Madrid por su banda, y de ahí nacieron varias ocasiones bien frenadas por Casillas. Hasta que estuvo blando en un centro y Schmelzer lo aprovechó. En defensa del portero, si Essien no supo taponar su banda, Di María tampoco acompañó la subida del lateral alemán, cuya volea la rozó por si acaso un omnipresente Lewandowski. Eran minutos en los que el partido estaba algo más abierto, con Modric y Xabi Alonso ganando un poco de protagonismo, suficiente para que Di María fallara ante Weidenfeller tras una genialidad de Benzema. Insuficiente para que el Real Madrid generara más ocasiones, pues no se descosió el Dortmund y recurrió demasiado a centros al área que siempre acababan en la cabeza de los gigantes Subotic y Hummels, o en las manos de Weidenfeller. Fiabilidad alemana, que lidera un grupo en el que el consuelo para el Real Madrid es el naufragio del Manchester City.

Así están los grupos de la Champions

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba