SPORTYOU

Archivo
26 de enero de 2020 26/01/20

General

El Madrid resbala en Almería

El Barça se le escapa al Real Madrid. En una liga bipolar, dejarse puntos es condenarse al sufrimiento, pedalear detrás de quien te marca el ritmo, seguir la rueda de un rival cuya cadencia es más cómoda y estética. Al Madrid le faltaron juego y eficacia para superar al Almería (1-1), un outsider que se […]


16 de enero de 2011 Álvaro de Grado - Sportyou

El Barça se le escapa al Real Madrid. En una liga bipolar, dejarse puntos es condenarse al sufrimiento, pedalear detrás de quien te marca el ritmo, seguir la rueda de un rival cuya cadencia es más cómoda y estética. Al Madrid le faltaron juego y eficacia para superar al Almería (1-1), un outsider que se cruzó en la rampa más dura del puerto que medía al aspirante a líder. Con la responsabilidad pesando sobre los blancos, las llegadas aumentaban al mismo tiempo que se agotaban los minutos. Hasta el punto de que terminó el partido sin terminar de rematar, sin alcanzar la meta con los brazos en alto. El pitido final se echó encima a los de Mourinho, dejando pasar dos puntos que pueden echar en falta a final de temporada.

El Madrid no estuvo fino de cara a puerta en los minutos decisivos. Durante el resto del encuentro, los blancos se conformaron con aguardar sus oportunidades. Benzema quedó en un segundo plano, relegado al banquillo. La oportunidad fue para Kaká, con Cristiano Ronaldo como vértice de un equipo cuyo mejor recurso es la pegada. Pegada que, por otra parte, no terminó de ser diferencial. Di María y Xabi Alonso, acostumbrados a funcionar como referentes en los blancos, no aportaron lo que se les pide para hacer funcionar a un grupo que demanda velocidad de juego y combinaciones vertiginosas para imponerse.

Tras una primera mitad para el olvido, con varias ocasiones del Almería que Casillas supo detener, la segunda reunió todo lo que no se pudo ver antes. De los andaluces gustó la dupla formada por Bernardello y Mbami, capaces de desactivar a un rival atormentado con la necesidad de marcar. Piatti aprovechó una jugada personal para adentrarse en el área, el balón rechazó en la defensa y lo remató Ulloa con la izquierda, ajustado al palo, para poner contra los cuerdas al Real Madrid. Mourinho eligió cambiar de esquema: defensa de tres, con Di María y Granero de interiores, para jugarse el todo por el todo y reengancharse al partido.

También había entrado Benzema minutos antes, esperando el tren que lo confirme definitivamente como delantero titular, para el que las oportunidades se miran con lupa. Quizás apático en actitud, quizás falto del carisma que se le demanda, pero definitorio como asistente, sin ser ésta la primera vez que ocurre. Recibió al borde del área y abrió a banda para que Granero disparase con toda la rabia del madridismo. Gol por la escuadra, inapelable para Diego Alves. El Real Madrid llegó tarde a su cita con el gol, pilló al escapado del día en la rampa más dura del puerto, pero no tuvo fuerzas para superarlo. Tampoco tiempo. Ni siquiera era la etapa reina, pero los blancos se dejaron dos puntos que cuentan bastante más que muchas de sus victorias.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba