SPORTYOU

Archivo
21 de septiembre de 2020 21/09/20

Opinión

Opinión

El Madrid es el Madrid


  • 22 de febrero
    de 2009
  • Elías Israel

Decía Boskov que “fútbol es fútbol’, cuando quería explicar una derrota injusta. La realidad es tozuda y habrá que decir que “el Madrid es el Madrid“, cuando no se le puede dar nunca por muerto (tampoco hay que echar las campanas al vuelo). Nueve victorias después y tras un partidazo redondo, toca repartir méritos (se lo había prometido a Benja).

En primer lugar, a Juande Ramos, que lleva nueve victorias consecutivas, que ha construído un equipo de atrás adelante, que le ha encontrado un sitio a Marcelo, que ha recuperado la mejor versión de Sergio Ramos (esto es más importante de lo que parece) y que ha sabido manejar con lucidez las lesiones de sus hombres principales, especialmente Robben. Gracias a él, todos los jugadores parecen dos puntos mejores.

También a Mijatovic. Ahora parece que sus fichajes, excepción hecha de Drenthe, no son tan malos. Lass y Huntelaar están aportando mucho en muy poco tiempo. Lástima que Boluda se echase atrás con Platini; si no, puede que los dos estuviesen jugando la Champions. A falta de la guinda de un crack, la base de una plantilla joven está hecha.

Por supuesto a Raúl, que es el alma de este equipo, por muchos detractores que tenga, por muchas críticas o porque está muy visto. Es un auténtico fuera de serie. Un ganador compulsivo.

Sin duda, lo que más me llama la atención es que el Madrid es mucho menos permeable a su entorno que el Barcelona. En Madrid han caído chuzos de punta y el equipo, mal que bien, supo resistir. Ahora juega buen fútbol y llega a la Champions como nunca imaginó que llegaría. Todo lo contrario que el Barça. Un estornudo de Eto’o, una mala baba en las declaraciones contra el Espanyol y luego no saben como salir de una emboscada. Si el hasta ahora colista tenía alguna manera de ganar al líder era así. Excelente Iván de la Peña y mal, el árbitro, por expulsar a Keita de oído. Se puede ver como un borrón o como un síntoma. A las duras es cuando se ve a los grandes entrenadores.

Volver arriba