SPORTYOU

Archivo
22 de septiembre de 2019 22/09/19

Opinión

Opinión

El jardín del Barça


  • 03 de marzo
    de 2019
  • Iñaki Cano

Cuando no es por fas, es por nefas pero siempre hay alguna excusa para salvar a este Real Madrid, que una y otra vez en las competiciones domésticas es humillado por su gran y eterno rival, el FC Barcelona. Y, lo que es aún peor, con repasos un día sí y otro también en el estadio Santiago Bernabéu. En menos de una semana, el equipo blaugrana ha dejado sin Copa y sin Liga a todo un campeón del mundo y de Europa.

No creo que las cuatro últimas Champions League ganadas por el Real Madrid y ni los más de 1.000 días de reinado europeo y mundial de los merengues puedan servirles de excusa ante tantos varapalos en España, donde también fue el Rey. Ahora, tres meses antes de que concluyan LaLiga y la Copa, ya no están con opciones de seguir sumando unos trofeos que siempre han lucido con orgullo y que ahora parece que ya importan menos porque lo más grande para Florentino Pérez y los suyos es la Champions League. El presidente, pese a quien le pese, deberá tomar medidas si no quiere volver a pasar por blando con sus ingenieros futbolísticos.

Sinceramente, creo que cuando se fue Cristiano Ronaldo el Real Madrid no pensaba que iba a ser tan grave como está siendo la ausencia de sus goles. De haberlo pensado, habrían invertido en, al menos, 25 goles que hubieran seguido disimulando la ausencia de juego. Debe de ser muy doloroso que incluso jugando mejor que el Barcelona con un Leo Messi a medio gas, los ‘culés’ vuelvan a dejarte fuera de la Copa del Rey y de LaLiga tres meses antes de terminar las competiciones.

Pueden los jugadores, el entrenador, el presidente, el director general o la televisión oficial restregar a los críticos los éxitos en Europa. Pero conozco a algunos muy madridistas que no les duele perder tanto como quienes ganan LaLiga o la Copa del Rey, o cómo al Real Madrid, un día sí y otro también, el Barça gane (y de qué manera) en el estadio Santiago Bernabéu como si fuera el jardín de su casas.

Al Real Madrid, a todos los responsables del club, sus socios y aficionados deberían pedirles responsabilidades. No más excusas arbitrales o de mala suerte. No más golpes en el pecho. No más restregones de Copas de Europa. Al entrenador, exigirle que recupere a los mejores. A los mejores, con moño o sin él, que se entreguen como deben, que corran, que sufran y no que troten. Y a los que mandan, que se lo gasten en verdaderas estrellas porque a algunos de los que se han quedado se les han visto las carencias y se les ha opacado el brillo dorado que lucían con la marcha del sol de Madeira.

PD: Gareth Bale, no podíamos esperar otra cosa de él, no aguantó la vergüenza de la derrota y del cambio. El galés se duchó, se cambió y, antes del pitido final, le entraron las prisas y se fue a su casa. ¿Tendrá partido de golf mañana por la mañana?

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba