SPORTYOU

Archivo
21 de mayo de 2022 21/05/22

Opinión

Opinión

El fraude de Lewis Hamilton, la FIA y la F1


  • 28 de junio
    de 2010
  • Fernando Carrión

Hemos llegado al ecuador de la temporada y Lewis Hamilton domina la clasificación de pilotos del mundial de Fórmula 1 con 127 puntos. El británico es un superclase, eso nadie lo duda; y su equipo es el que mejor lo ha hecho esta temporada… descontando a Red Bull. Pero si analizamos los hechos ocurridos en cuatro de las nueve carreras disputadas, podemos llegar a la conclusión de que muchos de los puntos obtenidos por Hamilton han venido por un trato de favor de la FIA y que su liderato es inmerecido.

Gran Premio de Malasia. Hamilton finaliza sexto y suma 8 puntos. En un momento de la carrera, defiende su posición ante Petrov cambiando de trayectoria en la recta principal en cinco ocasiones. El reglamento especifica claramente que sólo se pueden hacer dos cambios de dirección para evitar un adelantamiento. En lugar de sancionarle con un drive through, Charlie Whiting le da un toque de atención (bandera de advertencia) al acabar la prueba. Más tarde, el director de carrera de la FIA acuerda con el resto de pilotos que ese tipo de acciones se penalizarán duramente (drive through) en lo sucesivo.

Gran Premio de China. Hamilton finaliza segundo y suma 18 puntos. Tras un reportaje, Lewis recorre los boxes por la zona de trabajo de los mecánicos y es sancionado por conducción peligrosa… con otro tirón de orejas al acabar la carrera. Cuatro carreras después, en Canadá, el británico vuelve a protagonizar otra maniobra peligrosa en los boxes con Alonso, pero no pasa nada. Durante la calificación de esa misma carrera, Lewis decide dar una vuelta más de las que el equipo tenía prevista y con el coche casi sin gasolina –y muy ligero- consigue la pole. No le queda combustible suficiente para llegar a boxes y darle una muestra a la FIA, por lo que detiene el coche en mitad del circuito. La FIA sólo le impone una multa económica… y aclara que nunca volverá a permitir una situación similar sin penalización. Y van dos.

Por último, en el GP de Valencia, la FIA riza el rizo. Hamilton adelanta al Safety Car y Whiting le sanciona con un drive through. Hasta aquí, todo bien. Lo “raro” del asunto es que tardan en confirmar la sanción el tiempo justo para que Lewis abra un hueco con Kobayashi y pueda regresar a pista sin perder su posición. De hecho, salió de boxes justo por delante del piloto japonés y eso no puede ser una coincidencia. De forma irónica, Alonso comentó que “debía de ser difícil ver adelantar un safety car y tuvieron que ver mucha imágenes para tomar la decisión”. Al final, el infractor salió beneficiado y el que sí cumplió la norma –Alonso- perjudicado, al hundirse en el pelotón. Pero lo peor de todo fue la forma en la que la FIA atacó a la inteligencia de los que amamos este deporte, con un meticuloso cálculo de daños de una sanción que no valió para nada.

En la vida, y en deporte, no existen los “hubiera”, pero haciendo un cálculo rápido, Hamilton debería haber sumado 2 puntos en Malasia (novena posición), 6 puntos en China (séptima posición), 10 puntos en Canadá (quinta posición) y 4 puntos en Valencia (octava posición). Es decir, en esas cuatro carreras debió obtener 22 puntos, cuando en realidad sumó 69. ¿Resultado? 47 puntos regalados, sin los cuales Hamilton marcharía octavo del campeonato por detrás de Robert Kubica. Este mundial es un fraude.

Temas relacionados: ,
Volver arriba