SPORTYOU

Archivo
17 de octubre de 2019 17/10/19

Opinión

Opinión

El espejo te tira la cruel verdad a la cara


  • 19 de septiembre
    de 2019
  • Paco Navacerrada

Son muchos años viendo jugar mal, y algunas veces muy mal, al Real Madrid. Lo de París es otro borrón más en un equipo que deambuló por el césped del Parque de los Príncipes y que vuelve a defraudar, una vez más, a todos sus aficionados, que pensaban que la llegada de la Champions League iba a cambiar la mentalidad gris de los jugadores.

No sucedió. Pasó lo que debía pasar cuando se saca una alineación sin centrocampistas y con un grupo de jugadores sin ambición. Ver jugar a un equipo como el París Saint-Germain y a otro como el Real Madrid es como comparar la noche con el día. Es algo que ve todo el mundo. Todos, menos los que lo tienen que ver.

El PSG llegaba a este partido con la ausencia de sus tres rutilantes estrellas. No jugaron, por diferentes causas, ni Mbappé, ni Cavani, ni Neymar. Sin embargo, por muchas bajas que uno tenga, si pones lo que hay que poner sobre el terreno de juego y el rival no, sucede lo normal, que ganas el partido. El Madrid fue como un alma en pena. Ni un duelo ganado, ni un remate a puerta en la segunda mitad, ni una sola oportunidad para meterse en el partido. ¡Lamentable!

Jugar sin centrocampistas es suicidarse. El Madrid tiene tres centrocampistas natos: Casemiro, Kroos y Modric. El croata no estaba ayer, así que Zinedine Zidane alineó a los otros dos. Es decir, que el Madrid jugó con dos mediocampistas, el resto eran medias puntas y delanteros. Así las cosas, el 3-0 es la menor de las desgracias.

Mucho deberán cambiar las cosas para que el Madrid pueda optar a algo. Ya no hay nada ni nadie al que echarle la culpa. Ni siquiera al VAR. Ni al árbitro. Ni a nadie. Zidane debe recapacitar y buscar soluciones. Y trabajar mucho más al equipo. La jugada de estrategia al final del partido fue patética. El técnico francés va a penar hasta enero su soberbia por no querer a nadie más que a Paul Pogba. En la próxima ventana invernal, el Madrid deberá fichar un centrocampista urgentemente. Quizás entonces ya sea demasiado tarde. Pero debe ficharlo. Porque si no el espejo, cada vez que te mires, te volverá, una y otra vez, a tirar la cruel verdad a la cara.

Temas relacionados: , ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba