SPORTYOU

Archivo
17 de septiembre de 2019 17/09/19

Opinión

Opinión

El dopaje, ¿un mal necesario?


  • 24 de septiembre
    de 2009
  • Raúl Gil

Tan difícil de erradicar como de detectar, el dopaje está inmerso en la mayoría de los deportes de élite. La última noticia ha sido el positivo de la atleta Yesenia Centeno. La cara de incredulidad y de sorpresa que se te queda cuando da positivo un deportista, y más si es de tu país, hace que te plantees muchas cosas. El planteamiento más positivo -sin utilizarlo de forma peyorativa- es competir contra todos, vayan dopados o no. Pero siempre estarás en inferioridad con respecto a algunos. Con lo cual, ¿cuál sería la mejor solución?

Aunque no me guste reconocerlo, esto se arreglaría muy fácil. Me lo dijo un amigo hace ya varios años y, en su momento, no quise darle la razón. Ahora sí que estoy de acuerdo. Él me planteaba que se hicieran dos tipos de deporte:

– Uno, en el que el dopaje estuviera permitido y el único límite fuera el propio cuerpo del deportista. Sería deporte-espectáculo en que los deportistas ganarían mucho dinero porque se generaría gracias al espectáculo que darían.

– Y el otro, en el que no hubiera ningún tipo de dinero. Nada de ingresos, ni de premios, ni de patrocinios. Donde sólo se practicara por salud y afición. Por supuesto, aquí no estaría permitido utilizar sustancias dopantes. Sería un deporte amateur.

En realidad, algo parecido ya ocurre en la actualidad, salvo porque el dopaje no está permitido. Alguno me dirá que sí sucede en la NBA, pero no es cierto. Allí no vale todo.

Por tanto, ¿cuál es la solución al problema del dopaje? Apoyo el lema “tolerancia cero”, pero si no se puede llevar completamente a cabo por aquello de que “el dopaje va por delante de la detección y los controles”, existe la otra opción: ¡barra libre! Allá cada cual si le da un ‘coma etílico’. ¿Pero qué solución propondrías tú?

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba