SPORTYOU

Archivo
18 de enero de 2020 18/01/20

Opinión

Opinión

El de la gomina es un craft


  • 14 de julio
    de 2010
  • Iñaki Cano Martínez

En la misma semana en la que nos convertimos en campeones del mundo de fútbol; en la misma semana que se volvió a ver a Fidel Castro, en la misma semana que un pulpo se convirtió en el protagonista de más horas de televisión que el presidente del gobierno, un tipo con gomina va y vuelve a demostrar que es un auténtico “craft”(este término se lo escuche a un señor en un bar refiriéndose a CR9. En realidad quería decir “crack”).

Durante dos años se ha estado hablando del verano de 2010 como una película que nadie podía perderse. El final de este largometraje presumía de ser algo espectacular. Y hasta el momento, lo está siendo.

Lebron James ha protagonizado portadas, páginas y páginas y programas de televisión. El último, hace unos días. Como si fuera “Gran Hermano”, Lebron se puso delante de las cámaras para desvelar su destino. Wade y Bosh esperaban ansiosos su decisión. Ambos ya estaban en Miami preparándole una fiesta.

El mundo en EE.UU. se paró. La pregunta había llegado: “¿Dónde jugarás la próxima temporada?”. América tragó saliva… “Jugaré en Miami”. Millones de espectadores sintonizaron la ESPN para ver ese momento. James había elegido equipo y la NBA está aún en estado de shock. David Stern es el más enojado porque, aunque no se han infringido las reglas, Lebron ha hecho el truco y el trato para poder estar con dos superestrellas y eso, para el señor Stern, no es justo. Y el culpable de que los Heat estén haciendo una superplantilla, el gran cerebro de todo el show que hemos vivido en el último mes alrededor de Lebron no es otro que el de la gomina.

Pat Riley convenció a Wade para que se quedara cobrando menos. Logrado esto, hizo que su jugador franquicia fuera hablando con todos los supercracks para intentar convercerles de que ir a Miami era el mejor destino. Tras la charla de Wade, Riley se engominó el pelo y habló con los jugadores: “Mira, si vienes, estarás con Wade, haremos un superequipo y ganarás el anillo. Eso sí, te tienes que rebajar el sueldo pero te prometo que en publicidad, si juegas aquí, ganarás mucho más”. Convencido Chris Bosh, tocaba hablar con Lebron.

“Soy Pat Riley, jefe de los Heat. He ganado la NBA unas cuantas veces y sé de que va la película. Lebron, tú nunca lo has conseguido y estoy logrando juntar a mucha gente buena aquí, ¿te vienes?”. Lebron se fue a Miami. Riley es uno de los tipos con más poder en toda la liga. Ha sido el gran culpable de la llegada de Bosh y Lebron. Y aprovechando eso, está fichando a actores secundarios de auténtico lujo a precio de saldo. ¿La razón?. Jugar con Wade, Lebron y Bosh para ser campeones. No hay mejor reclamo. Si tienes poder de convicción, carisma, arrojo y gomina, puedes tocar el cielo. Riley tiene eso y mucho más. La NBA está viviendo días convulsos que nos van a proporcionar una de las temporadas más apasionantes de todos los tiempos. Apenas ha terminado y ya tengo ganas de que la mejor liga de baloncesto del mundo vuelva a empezar.

PD: Calde sigue esperando destino. Lo de los Bobcats ha sido un amago. Los Raptors quieren traspasar sus derechos a otro equipo… salir de Canadá es siempre una buena opción.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba