Archivo
25 de junio de 2018 25/06/18

Opinión

Opinión

El búnker de Guardiola


  • 19 de enero
    de 2009
  • Quim Doménech

Una de las principales condiciones que le pidió Guardiola a Laporta cuando el presidente le ofreció el banquillo del primer equipo fue disponer de unas instalaciones a su medida para trabajar a gusto. El técnico, que podría considerar el Camp Nou como su segunda residencia, decidió que era el momento de romper con la tradición y mudarse de casa. Esta mañana, al fin, su deseo se ha convertido en una realidad y el equipo se ha ejercitado en la Ciudad Deportiva Joan Gamper.

Ayer todavía algunos jugadores que tenían fiesta se pasaron por el Camp Nou para recoger algunos de los enseres imprescindibles para su trabajo. Más de uno se llegó a plantear lo de utilizar cajas pero al fin y al cabo, ese vestuario lo seguirán pisando… aunque sea sólo el día de partido.

La explanada de césped de La Masía ha dejado paso a un campo con la misma hierba y dimensiones que el Camp Nou. Lo han forrado entero para que ningún ojo pueda comprobar la intensidad de los entrenamientos de Guardiola. No hay más tranquilidad porque sigue habiendo seguidores que se acercan y gritan a sus ídolos que también aparecerán cuando las cosas se tuerzan. Pero Guardiola ya tiene el búnker que quería. Los jugadores entran directamente al parking subterráneo, que les permite acceder al vestuario sin tener que cruzarse con nadie que les ‘desconcentre’. Antes de llegar a su taquilla de color rojo pasan por delante del despacho del míster, por el gimnasio, la sala de ordenadores, la sala de material y otras áreas de recuperación y masajes. Un espacio que, sumado al comedor con vistas al campo de entrenamiento, se convierte en una zona donde pueden pasar largos ratos sin aburrirse y sintiéndose futbolistas. Sólo el jugador al que le toque saldrá para desplazarse cien metros y entrar en el módulo llamado sala de prensa, en el que atenderá a los periodistas.

Un amigo que también ha visto por dentro Valdebebas me cuenta que la ciudad deportiva blanca es mucho mejor. Más funcional, más cómoda y pensada desde el inicio por y para el primer equipo. Y no a posteriori. Guardiola trabajará mejor, pero los jugadores han reducido las dimensiones de su vestuario, han dejado de tener una zona de aguas de lujo para tener dos jacuzzis modelo Gran Hermano y una fuente de hielo. Mientras que el gimnasio… a Ronaldinho se le quedaría pequeño.

El primer equipo trabajará cerca de las categorías inferiores, aunque lo haga por la mañana y los demás por la tarde, amortizará las instalaciones que en su día compró Núñez y Guardiola tendrá su búnker y un despacho siempre con la puerta abierta para ver pasar a los jugadores cuando lleguen… y se marchen.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba