SPORTYOU

Archivo
7 de diciembre de 2019 7/12/19

Opinión

Opinión

El buenismo de Rubiales


  • 19 de noviembre
    de 2019
  • Iñaki Cano

La mejor noticia del ‘lío’ de la Federación Española de Fútbol es sin duda alguna, el regreso de Luis Enrique al puesto que había dejado por problemas muy dolorosos para un padre. De Luis Rubiales y de sus actos, que los juzgue quien este cualificado para valorarlos. Yo no lo estoy. Sobre la versión del presidente de la RFEF sobre la salida de Robert Moreno y del regreso Luis Enrique, permítanme que me pregunte si todo lo que está sucediendo en la RFEF es tan coherente como nos transmite constantemente la presidencia federativa.

Es verdad que en todos los conflictos que tiene Rubiales, con demandas o no, sale a flote en la inmensa mayoría y eso debe de ser señal de que tan mal no lo debe de estar haciendo aunque las sensaciones exteriores no parezcan así. LaLiga, el fútbol sala, la Selección, la marca que viste a España, las televisiones, la Supercopa de España, el VAR, los equipos profesionales (y lo que no se sabe) son muchos conflictos para alguien que se vanagloria de casi la perfección en casi todas las acciones y decisiones que hace y toma la nueva RFEF.

Aparentemente, escuchando al presidente de la RFEF, parece que siempre tiene razón en todas las cuestiones y que nunca comete errores desde que llegó. Pero no soy el único que no termina de creerse el ‘buenismo’ (actitud de quien ante los conflictos rebaja su gravedad) constante de Luis Rubiales. Es muy probable que yo esté equivocado o que no termine de saber toda la verdad, y les juro que lo intento, pero la transparencia no me llega y me faltan datos para creerme a Luis Rubiales tanto como me gustaría, porque desde hace años he confiado en el que ahora es el presidente de la RFEF.

Sin dejar de creer todo lo que el presidente ha contado en la extensa conferencia de prensa sobre el ‘espectáculo’ de la Selección el día que se clasifican holgadamente para la Euro 2020, se me escapan detalles que seguramente hubieran podido evitar si hubiesen sabido gestionar. La imagen del fútbol español desde la RFEF no está siendo la idónea ni la más bonita de cara al exterior, y seguramente tampoco la que le gustaría mostrar a Rubiales. Pero incluso para los que nos inclinamos un poco a su favor en algunas cuestiones, nos cuesta aplaudir. Porque si todo el mundo habla, más mal que bien, algo no deben estar haciendo como debieran Luis Rubiales y su gente de la Federación Española de Fútbol.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba