Archivo
19 de mayo de 2019 19/05/19

General

El Bilbao Basket, a un paso de la final

El Bilbao Basket volvió a sacar los colores al poderoso Real Madrid y se coloca a tan sólo una victoria de alcanzar la gran final ACB después de vapulearlos en su propio feudo por 68-51. Los bilbainos jugaban en casa con toda la ciudad volcada en el trascendental choque y la energia de los jugadores […]


31 de mayo de 2011 Jordi Casamayor - Sportyou

El Bilbao Basket volvió a sacar los colores al poderoso Real Madrid y se coloca a tan sólo una victoria de alcanzar la gran final ACB después de vapulearlos en su propio feudo por 68-51. Los bilbainos jugaban en casa con toda la ciudad volcada en el trascendental choque y la energia de los jugadores de uno y otro equipo era bien diferente. Los pupilos de Katsikaris salieron a pista como gladiadores, jaleados como nunca por sus aficionados y con la convicción de que la proeza era posible. Por contra, los jugadores de Molin parecían cachorritos indefensos en medio de la nada a punto de ser devorados por las fieras salvajes.

El partido de los merengues fue de vergüenza, recordó al esperpéntico encuentro que protagonizaron contra el Montepaschi en la Euroliga, en el preludio de la espantada de Messina. La mentalidad de los blancos nunca fue la idonea y las posibilidades de victoria tan sólo se vislumbraron en el final del tercer cuarto con una pequeña recuperación liderada por Sergio Rodríguez, pero fue un espejismo.

Axel Hervelle, con su excepcional lucha, tanto en defensa como bajo el aro en ataque, capitaneó a los suyos hacia la victoria y fue coreado por todo el pabellón como el MVP. Janis Blums bombardeó la canasta rival con triples espectaculares y Jackson hizo magia con el balón. La lucha en el rebote de ataque dio vida y oxígeno a los locales mientras sentenciaba de muerte a los madrileños. Los blancos también estuvieron negados en el tiro exterior y cosecharon un paupérrimo 2/15 en triples con aguas y castañas de Suarez, Llull, Prigioni y Tucker.

Hervelle secó a Reyes desde la defensa y D’or Fisher no pudo imponer su superioridad bajo el aro porque el corazón y las ganas que empujaban a los héroes locales eran colosales. El Madrid sufre un problema de mentalidad, en ningún momento estuvieron dentro del partido y si se vuelven a descuidar, quedarán apeados de la gran final este mismo jueves.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba