SPORTYOU

Archivo
21 de septiembre de 2019 21/09/19

General

El Barcelona se vuelve a dormir

Otra siesta condenó al Barcelona. Tres días después de dormirse en San Sebastián volvió a pagar caro su exceso de confianza. Con el Milan entregado, no fue capaz de sacar su instinto asesino y cerrar el encuentro. Prefirió sestear con un juego horizontal, y el duelo entró en pause. Contribuyó el Milan, que no obligó […]


13 de septiembre de 2011 José Mendoza - Sportyou

Otra siesta condenó al Barcelona. Tres días después de dormirse en San Sebastián volvió a pagar caro su exceso de confianza. Con el Milan entregado, no fue capaz de sacar su instinto asesino y cerrar el encuentro. Prefirió sestear con un juego horizontal, y el duelo entró en pause. Contribuyó el Milan, que no obligó al Barcelona a hacer esfuerzos defensivos, lo que disminuyó su tensión. En el tiempo de descuento, un córner venido de la nada lo cabeceó Thiago Silva ante la pasividad de Abidal y Busquets. Pierde el Barcelona dos puntos clave ante el rival más fuerte del grupo. Dos puntos que hubieran encarrilado el primer puesto del grupo, dando mucha tranquilidad en estos primeros meses de competición. Dos puntos perdidos en Champions, otros dos en Liga BBVA, y las lesiones de Alexis Sánchez, Piqué e Iniesta no constituyen el inicio de temporada esperado para el campeón.

En la primera jugada del partido Pato avisó de las intenciones del Milan. Desde el centro del campo le hizo un autopase a Mascherano y se fue en carrera con autoridad de Busquets, plantándose en el área sin más oposición. De tiro raso batió a Valdés y obligó al Barcelona a remar a contracorriente. Se acorazó el Milan en su campo. Allegri planteó su habitual 4-4-2 en rombo con Van Bommel de pivote, Seedorf y Nocerino de interiores, y Boateng de enganche. Arriba, debido a las ausencias de Ibrahimovic y Robinho, Cassano acompañó a Pato.

Guardiola había salido con el ataque titular de la temporada pasada. Le costó al Barcelona gobernar el partido y acomodarse, sobre todo en defensa, donde Busquets sufría con Pato. El Milan reculó con el paso de los minutos. Dani Alves, Iniesta y sobre todo Messi eran los más activos en el ataque azulgrana, mientras que Pedro y Villa, incapaces de abrir el campo, fueron anulados por la telaraña rival. Pese a todo, las ocasiones fueron goteando. La más clara, una falta de Messi al poste. En el otro área, ante el vértigo de Pato, siempre al límite del fuera de juego, Guardiola corrigió y le emparejó con Abidal, quedando Mascherano libre y Busquets en la izquierda, sin proyección ofensiva. Esta permuta cortocircuitó al Milan.

La mayoría de los ataques del Barcelona se apoyaron en la banda de Dani Alves. Así llegó el gol. El brasileño habilitó a Messi, que se deshizo de hasta cuatro rivales en una carrera primorosa y filtró un pase al área pequeña. Por allí, aprovechando el despiste de Nesta y Abbiati, que no creyeron en que Messi escapara de esa situación, apareció Pedro para embocar. En la reanudación Villa volteó el partido con un golazo de falta que se coló por la escuadra. Con ventaja en el marcador, el Barcelona se lo tomó con más calma, demasiada. La entrada de Puyol y la poca ambición del Milan ayudaron para que el equipo azulgrana bajara los brazos, relajado. Los italianos incluso parecían conformarse con una derrota por la mínima, pero en el descuento el remate de Thiago Silva acuchilló al Barcelona. Dos siestas seguidas. Un serio toque de atención.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba