Archivo
16 de agosto de 2018 16/08/18

LaLiga Santander

El Barça se mantiene invicto con diez

El Real Madrid no aprovecha la superioridad numérica en un partido marcado por el pésimo arbitraje de Hernández Hernández (2-2)


6 de mayo de 2018 - Sportyou

A tres partidos del final, el Barça sigue invicto en la Liga. Pese a jugar todo el segundo tiempo con un jugador más, el Real Madrid no logró infligir a los de Valverde la primera derrota del campeonato. El clásico, que llegaba descafeinado, fue un duelo crispado y marcado por el pésimo arbitraje de Hernández Hernández, que tuvo errores para todos.

Salió el Barça muy enchufado, asustando. El Madrid se fue acoplando pero recibió gol en una jugada en la que presionó arriba y pagó el riesgo. En una contra de manual, Sergi Roberto se encontró una autopista por la derecha y la puso al segundo palo para Luis Suárez, que no perdonó.

El Madrid reaccionó bien, y empató también con una salida que pilló al Barça con el pie cambiado. Kroos recibió de Cristiano Ronaldo y la puso al segundo palo, donde Benzema cabeceó para la llegada del portugués. Ronaldo marcó y se llevó una patada de Piqué en el tobillo que le tuvo varios minutos renqueante.

El gol terminó de asentar al Madrid, que pudo adelantarse con dos ocasines del propio Ronaldo, una de ellas mano a mano contra un acertado Ter Stegen. Los blancos fueron superiores antes del descanso, cuando el partido se afeó mucho. La intensidad derivó en violencia (Alba agarró del cuello a Modric, Sergio Ramos dejó el codo a Suárez, Messi se la devolvió con una entrada) y el colegiado Hernández Hernández no expulsó a Bale por dejar los tacos en el gemelo a Umtiti, pero sí minutos después a Sergi Roberto por golpear a Marcelo.

El Barça recompuso y, tras el descanso, Valverde puso a Semedo por Coutinho. En el Madrid, Asensio sustituyó a Cristiano Ronaldo, por precaución.

De nuevo un error del árbitro marcó el partido, ya que Luis Suárez robó un balón a Varane con una falta escandalosa y buscó en el área a Messi, que resolvió con un golazo marca de la casa.

El Madrid, pese a la superioridad, no llegaba con claridad. Zidane dio un paso más: sentó a Nacho y colocó a Lucas Vázquez como extremo. El empate, no obstante, llegó por el otro costado: Asensio encontró a Bale, que sacudió la red con un latigazo tremendo pegado al palo.

Hernández Hernández volvió a cometer otro error garrafal al no señalar un penalti claro de Jordi Alba a Marcelo. Aunque el final no fue el asedio blanco que se podía esperar, tuvo emoción en las dos áreas, porque en la de Keylor Navas Messi apareció con peligro.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba