SPORTYOU

Archivo
1 de junio de 2020 1/06/20

General

El Barça se aburguesa

Conformista, poco intenso, previsible, en ocasiones mediocre. El Barcelona se aburguesa cuando se aleja del Camp Nou para medirse a equipos muy inferiores. En Getafe no fue la primera vez. Ya le ocurrió en San Sebastián, Gijón y Granada, visitas saldadas con un empate o victorias por la mínima. En Mestalla y San Mamés se […]


26 de noviembre de 2011 José Mendoza - Sportyou

Conformista, poco intenso, previsible, en ocasiones mediocre. El Barcelona se aburguesa cuando se aleja del Camp Nou para medirse a equipos muy inferiores. En Getafe no fue la primera vez. Ya le ocurrió en San Sebastián, Gijón y Granada, visitas saldadas con un empate o victorias por la mínima. En Mestalla y San Mamés se le escaparon puntos, pero la imagen fue muy diferente, prueba de que la talla del rival es la que marca el listón para este Barça. Se está convirtiendo en un mal endémico, un grano que el Barcelona debería extirpar cuanto antes, un grano que le obliga a ir al Bernabéu en pleno mes de diciembre a ganar para no perder el tren del título. Y es que sin la regularidad que exige este Real Madrid revalidar la Liga BBVA se antoja un imposible.

La filosofía de la posesión de balón pierde todo su sentido cuando no le añades intensidad y cambio de ritmo en campo contrario. No hubo factor sorpresa, fue demasiado previsible. Entre bostezos tocó y tocó a la espera de un momento de inspiración de una de sus estrellas, de una jugada puntual que no llegó. Sí lo hizo en Gijón o en Granada. Como si hubiera perdido el hambre, pareció importarle poco que el marcador no se moviera hasta el gol de Valera.

Recuperó Guardiola la defensa de cuatro con Piqué y Abidal en el centro, y Maxwell en la izquierda. Se cayó del once Cesc por molestias y entró arriba Alexis. Thiago y Xavi llevaron la manija, pero el gobierno total y absoluto de la pelota no sirvió para generar peligro con continuidad. Moyá apareció a cuentagotas. Villa y Messi avisaron en el inicio, y Alexis ya cerca del descanso. En la reanudación apretó el Barcelona levemente el acelerador, y Villa y Messi volvieron a gozar de ocasiones, ninguna seria, todas demasiado tímidas. Tanto como el Getafe, correcto en defensa, poco atrevido en ataque. Un córner premió a los de Luis García Plaza a media hora del final. Sarabia la puso en el corazón del área y Valera le ganó el salto al recién entrado Keita para cabecear a la red. Guardiola reaccionó dando entrada a Pedro y Cuenca para abrir el campo, sitúandose Villa y Messi en el centro. No funcionó pese a la doble ocasión en el último suspiro, en la que Messi se topó con el poste y luego Pedro con Cata Díaz bajo palos. El Getafe puso la cerradura a la portería de Moyá y castigó el exceso de confianza de un Barcelona frío y desconocido. Se encienden las alarmas en el Camp Nou

Volver arriba