Archivo
27 de junio de 2019 27/06/19

Opinión

Opinión

El Barça de Núñez


  • 03 de junio
    de 2011
  • Luis Martín

[FLASH http://www.youtube.com/watch?v=415RbwA54qg w=640 h=385]

L.M. Providence

Un buen amigo, un maestro, un caballero que no habla nunca por hablar, que sabe muy, pero que muy bien, lo que se cuece en el barcelonismo, me dijo hace un mes: “A Sandro lo van a matar los nuñistas, porque esperan que haga cosas que haría Núñez. Y Sandro no es Núñez”. No lo es, pero cada vez se parece más. Seguramente la reflexión de mi amigo le llegó también a Sandro porque el presidente Supermacu ha comenzado una tremenda campaña de promoción del expresidente, al que ha concedido medios para que se de un homenaje.

Con el beneplácito del presidente y la colaboración del aparato del club, que le exhibió por Londres, Núñez se dio un baño de multitudes en Londres, 19 años después. Se le vio incluso en la fiesta de celebración del título. Lo que nadie vio fue cómo Núñez felicitaba a Guardiola. Claro, es que no le felicitó. ¡Faltaría más! Por lo menos es coherente: nunca le pudo ni ver, por eso se encargó de que en los momentos más duros de su carrera, cuando apenas si podía cruzar un semáforo, a Pep le lloviera mierda encima como para llenar el Camp Nou.

Nuñez ha vuelto. Bueno, de hecho, no se ha ido nunca porque él y sus secuaces, a menudo en colaboración con Rosell, estuvieron presentes a su manera durante todo el mandato de Laporta. Se trataba de recuperar el club a toda costa, por eso movieron los hilos de la oposición en la sombra, y se las ingeniarion, también jurídicamente, para recuperar el club. No pararon hasta que lo mandaron de vuelta a casa (en ese sentido, Joan Oliver y Xavier Sala colaboraron lo suyo, también es verdad).

Núñez ha vuelto de la mano de Rosell a la escena barcelonista. Había que verles junto al ‘Lobo Carrasco en la presentación del libro del que fuera extremo del Barcelona. Me lo perdí, pero me juran que Núñez lloró mientras decía algo parecido a que construyo La Masia para que pudieran vivir Amor y Guardiola. Vaya jeta: los echó a los dos del club y a uno, a Guillermo, le cobró hasta los colacaos (consultar hemerotecas, no es una licencia).

Trata de apropiarse el presidente de la vocación de cantera del Barcelona y nadie le puede negar que invirtió en el fútbol formativo, pero habría que refrescarle la memoria: ¿quién se quitó de encima a la Quinta de lo Pelat? Esa generación irrepetible con el propio De la Peña, Roger, Celades, Quique Álvarez, Arpón, Moreno… En fin, siempre le puede echar la culpa a Sir Bobby Robson, al que por cierto, también traicionó. Solo falta que Supermacu empiece a escribir la lista de periodistas malos y buenos.
Bueno, no descarten que la lista ya exista. Conociéndoles…

Desde Providence, una ciudad a cientos de kilómetros de Barcelona, donde el sheriff Hereu celebra en el apalizamiento de conciudadanos hartos de él y de la chusma como él, Luis Martín para SportYou.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba