SPORTYOU

Archivo
22 de enero de 2020 22/01/20

Fútbol

El Barça aprueba un trámite envenenado

Suele pasar que, tras un partido duro de Champions y antes de afrontar un calendario tremendamente exigente, un equipo se relaje cuando encara lo que parece ser un trámite. Algo similar al ciclista que, en plena etapa reina, después de superar una cota de categoría especial, toma aire en un descenso. Le pasó al Barcelona, […]


9 de abril de 2011 José Mendoza - Sportyou

Suele pasar que, tras un partido duro de Champions y antes de afrontar un calendario tremendamente exigente, un equipo se relaje cuando encara lo que parece ser un trámite. Algo similar al ciclista que, en plena etapa reina, después de superar una cota de categoría especial, toma aire en un descenso. Le pasó al Barcelona, que dejó de pedalear pese a tener en el once a muchos de sus titulares. Creyó el equipo azulgrana que iba a recibir un masaje ante el colista Almería. Pero Robarte Olabe, en su debut, supo motivar a sus jugadores y organizó un buen planteamiento que envevenó el encuentro. Ayudó la pasividad azulgrana, desenchufado hasta que se vio por detrás en el marcador.

Cedió el Almería toda la posesión al Barcelona pero, sin llegar a encerrarse, se ordenó con criterio en su campo y buscó las cosquillas del líder con la velocidad de Piatti y Crusat. Los hombres de Guardiola tocaron y tocaron el balón, pero no tuvo ni ritmo ni profundidad durante la primera mitad. Xavi, Iniesta, Thiago y Messi se hartaron de combinar en el centro del campo, pero Diego Alves apenas tuvo que intervenir hasta la reanudación. Messi, Iniesta y Bojan generaron las únicas ocasiones de peligro de los culés, que llegaban por pura inercia y en algún arrebato individual. El Almería, mientras, se estiró cuando más cómodo se encontraba pero tampoco hizo trabajar al portero rival.

La segunda mitad se inició con un remate cruzado al palo de Villa. El asturiano había entrado por Bojan -que se pierde lo que resta de temporada- durante la primera mitad. Salía decidido el Barcelona, pero el Almería le sorprendió en un contragolpe dirigido por Piatti. El argentino condujo y esperó al momento adecuado para asistir a Corona. El mediapunta cruzó el balón sin inmutarse ante la salida de Pinto.

El gol del Almería despertó a la bestia. El Barcelona activó todos sus sentidos y reaccionó de forma inmediata. En un envío largo de Milito para Villa salió Diego Alves a la desesperada. El portero derribó al asturiano y Messi transformó la pena máxima. Entró Pedro por Milito y Mascherano, que no estará en el clásico por acumulación de tarjetas, retrasó su posición. El canario tuvo una oportunidad nada más entrar y luego Villa, de cabeza, se topó con las manos de Diego Alves. Lo insólito del partido se reflejó en el segundo gol del Barcelona. Fue en un saque de esquina rematado por Thiago Alcántara, que se vistió de ariete y cabeceó a la red. El canterano, de nuevo titular, estuvo muy presente en la circulación, pero fue víctima de los pocos desmarques al espacio que tiraron los delanteros. Con el 2-1 bajó de nuevo el ritmo el Barcelona. Después del arrebato que trajo la remontada, esta vez tenía coartada. Durmió el partido el equipo azulgrana y, en tiempo de descuento, en una concesión de Marcelo Silva, Messi sentenció. El Barça se pudo atragantar en el avituallamiento, pero finalmente afrontará la escalada final con ocho puntos de ventaja.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba