Archivo
24 de septiembre de 2018 24/09/18

Fórmula 1

Ecclestone, despedido de la Fórmula 1

Bernie Ecclestone bendice a Trump

El estadounidense Chase Carey toma el relevo del magnate británico, que elevó la competición a deporte de masas desde los años 70


23 de enero de 2017 - Sportyou

Bernie Ecclestone no seguirá siendo el máximo responsable de la Fórmula 1. El magnate británico ha confirmado a Auto und Motor Sport que Liberty Media, los nuevos dueños de la competición, le han despedido: “Me han echado hoy, estoy fuera, es oficial. No sigo en la empresa, Chase Carey ocupará mi puesto”.

Aunque a Ecclestone le han ofrecido el puesto de “presidente honorario”, algo que tampoco se ha tomado muy bien. “No sé qué significa. Igual voy a alguna carrera”, dice, irónico, el octogenario multimillonario. “Todavía tengo muchos amigos en la Fórmula 1, y tengo suficiente dinero para ir a alguna carrera”, asegura. Su papel, no obstante, aún puede ser relevante en la Fórmula 1. Cuenta con un puesto con voz y voto en el Consejo Mundial de la FIA, que es quien decide las normas y designios de la competición. No obstante, ahora que ya no tendrá ningún cargo ejecutivo, esta responsabilidad está en el aire. “Lo dudo”, admite Ecclestone. “Tengo que hablarlo con Jean Todt“, dice, en relación al presidente de la FIA.

El fin de una era

Bernie Ecclestone, a sus 86 años, se hace un lado obligado por los nuevos tiempos. Desde que vendiera sus acciones en septiembre (por el que se embolsó unos 8000 millones de dólares), todo apuntaba a que iba a desaparecer de la Fórmula 1 más pronto que tarde. Omnipresente en la competición desde los años 70, se suele colocar el GP de Japón de 1976 como el punto de inflexión en el que se hizo con el control de la Fórmula 1. En aquella carrera se encargó de negociar en nombre de todos la retransmisión del GP de Japón en el que Niki Lauda y James Hunt se disputaron el título, la primera carrera con emisión televisiva para todo el mundo.

Desde entonces, a través de un intrincado y complejo entramado empresarial, ha ido amasando una ingente fortuna basada en la venta de los derechos de retransmisión, que a la vez también ha servido para convertir en un negocio para todos (las escuderías pasaron de ser unos simples garajes, a ser auténticas fábricas de hacer y gastar dinero, los pilotos pasaron a cobrar por millones, etc.). A través del polémico ‘Pacto de la Concordia’, Ecclestone ha ido cerrando el reparto económico mientras movía los hilos políticos desde su posición de todopoderoso.

Ahora será Chase Carey, presidente de Liberty Media, quien asume el cargo de CEO de la Fórmula 1. Queda por ver si este nuevo cargo lo mantendrá de manera permanente, o colocará a otro en su lugar. Nombres como el de Ross Brawn (ex jefe de la escudería Mercedes) o Niki Lauda (actual director no ejecutivo de Mercedes y tricampeón del mundo de Fórmula 1) están encima de la mesa.

Chase Carey, nuevo CEO de la Fórmula 1

Temas relacionados:

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba