Archivo
21 de noviembre de 2017 21/11/17

Opinión

Opinión

Las ocho rarezas por las que no me creo el accidente de Alonso


  • 03 de marzo
    de 2015
  • Fernando Carrión

Es posible que el accidente de Fernando Alonso haya sucedido como dicta la versión oficial: una racha de viento traicionera le hizo perder un poco la línea, el coche pisó fuera del asfalto, al recuperar la tracción se fue contra el muro y al final impactó de forma lateral.

Y también podría ser que en ese impacto lateral las suspensiones no se rompieran y transmitieran al chasis toda la fuerza del choque. En esa deceleración derecha lateral aguda el sistema de protección Hans es menos eficaz y el choque produciría conmoción cerebral intracraneal, estiramiento del tronco cerebral y de la médula espinal, a nivel cervical; y un posible estiramiento e inflamación del plexo nervioso cervical y de los músculos de cuello y hombros. Esto casaría con la baja en Australia de Alonso, por precaución para evitar el síndrome del doble impacto si sufriera otro accidente.

Ahora bien, hay muchos hechos que no concuerdan con esta versión. Esto, unido a la falta de transparencia -se han dicho algunas mentiras, como que Alonso no perdió el conocimiento-, hacen que el debate siga abierto. Estas son las cosas que no cuadran:

1. Cualquiera que haya sufrido un accidente de tráfico con una deceleración medianamente severa sale del hospital con collarín. Y mas, si va a subirse a un avión, como hizo Alonso desde Barcelona a Oviedo. Es inexplicable que no hayamos visto a Fernando con collarín en ningún momento y más después de soportar una deceleración de 30G.

2. El accidente fue grabado, por lo menos, por tres cámaras: la fija que cubría ese tramo del circuito, la del propio coche de Alonso y la del monoplaza de Vettel, que tenía contacto visual con el asturiano. ¿Por qué no han hecho públicas esas imágenes para desterrar cualquier sombra de duda? ¿Por qué tampoco se han hecho pública la telemetría del accidente?

3. Precisamente Vettel declaró en caliente que “simplemente se desvió hacia la derecha, no pareció para nada un accidente. Luego chocó varias veces contra el muro de protección”, además de asegurar que iban a 150 km/h. Un piloto sabe perfectamente cuándo él, y los que le rodean, van a límite; y cuándo no. Como me apunta @josedecelis, Vettel cambió su versión más tarde: “No estoy seguro exactamente de qué pasó. Yo estaba demasiado lejos y no vi el inicio del accidente, solo el final, con él golpeando el muro. Creo que había viento suficiente como para sacar a un coche de pista. Pero no vi cómo empezó el accidente, así que no puedo decir si fue a causa del viento o no. Nada más ocurrir fui a McLaren a contar lo que había visto. Lo importante es que se encuentra bien”.

4. Pastor Maldonado y Carlos Sainz también sufrieron accidentes en ese punto del circuito, que se usaron como ejemplo. Ambos sí que iban al límite, y a mayor velocidad, cuando perdieron el control y chocaron. ¿Qué lesiones sufrieron ambos pilotos? Absolutamente ninguna.

5. Único testigo. El testimonio de Jordi Vidal, fotógrafo que inmortalizó el accidente, es inquietante. En una entrevista en Onda Cero poco después del accidente, dijo: “Salía de la curva bien, por el sitio, pero iba más lento de lo normal. Y he visto que iba girando poco a poco, no he visto ningún pinchazo, ni que se fuera de culo, poco a poco se iba contra el muro y de golpe ha pegado al muro y se ha arrastrado. Pensé, ‘ha sido un accidente, ya saldrá’, pero no salía. Fui a la zona y he visto que no se movía. Los comisarios no le han ayudado a salir. Llegan los médicos, le tocaban el casco y no reaccionaba, y han empezado a llegar las ambulancias y le han tapado. Él no se movía para nada. Los ingenieros en el box me llamaron para ver las fotos y me dijeron que lo único que habían notado era un bajón de velocidad”. Más tarde, Vidal declaró: “Me paré en la curva 3 porque allí tocaba el sol en la cara y no notaba viento. Miré la secuencia de fotos y en las dos fotos que Fernando Alonso está en pista no toca la zona verde con ninguna rueda, el coche no hace ningún extraño ni veo que salte ninguna pieza. Lo único que vi es que iba más lento. El impacto no fue tan fuerte para mi entender, pero no soy ningún experto”. Además, asegura sobre las famosa huella de frenada que “ni la primera frenada ni la segunda son de Alonso”. Así que ni viento, ni salida de pista, ni frenada, ni impacto fuerte y sí una extraña maniobra hacia el muro…

6. Ese día McLaren ya no salió más a pista, a pesar de que el monoplaza tenía una reparación sencilla y Jenson Button estaba disponible. Con la necesidad imperiosa de hacer kilómetros, ¿por qué no subieron a Button a ese coche por la tarde?

7.McLaren estrenó el día anterior del accidente una nueva pieza de sellado del MGU-K -sistema de recuperación y almacenamiento de energía- tras dos noches de espera. Esa pieza falló y el equipo montó el domingo un MGU-K antiguo para permitir que Alonso pudiera rodar. Tres días después, McLaren anuncia que revisará el sistema del MGU-K de Honda y lo sustituirá por componentes propios.

8. En el último comunicado de McLaren, se dice que “no se ve evidencia en absoluto de cualquier daño; y que los médicos describen su estado como completamente sano desde una perspectiva neurológica y cardíaca”. ¿Cardíaca? El accidente descrito no puede producir ninguna lesión cardíaca, lesión que sí se asocia a una descarga eléctrica.

Ustedes pueden pensar lo que quieran. En mi caso, no me creeré la versión oficial hasta que no se hagan públicas las imágenes y datos de telemetría del accidente, algo muy sencillo de hacer.

PD. ¿Se imaginan las consecuencias si una descarga eléctrica hubiera sido la causante del accidente? La FIA tendría que retirar la homologación del MP4/30 a McLaren, la F1 se quedaría con 9 equipos y sin Alonso, Honda recibiría un golpe muy duro y los coches eléctricos e híbridos, que es hacia donde se dirige la industria del automóvil, verían muy dañada su imagen.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba