SPORTYOU

Archivo
24 de agosto de 2019 24/08/19

General

Drama en los despachos

Manuel Herrera | Madrid Minutos después de que se confirmara el descenso del Real Murcia, Javier Tebas compareció en la sede de la Liga de Fútbol Profesional para explicar los motivos que han llevado a la Comisión Delegada a impedir la inscripción del club grana en la categoría. Entre otros asuntos, el mandatario aragonés hizo […]


8 de agosto de 2014 Manuel Herrera - Sportyou

Manuel Herrera | Madrid

Minutos después de que se confirmara el descenso del Real Murcia, Javier Tebas compareció en la sede de la Liga de Fútbol Profesional para explicar los motivos que han llevado a la Comisión Delegada a impedir la inscripción del club grana en la categoría. Entre otros asuntos, el mandatario aragonés hizo referencia al gran número de casos similares que se han producido a lo largo de los últimos años en Segunda B y Tercera, lejos de la influencia del organismo que él comanda.

En concreto, Tebas afirmó que, en los últimos cuatro años, 22 clubes han sufrido un descenso administrativo que, en algunos casos, incluso les ha llevado a la desaparición. Es el trance que han tenido que sufrir algunos equipos clásicos del fútbol español, como el Salamanca que, en abril del año 2013, celebró su nonagésimo aniversario sin saber que sería el último. La Unión, como era conocida la entidad en la capital del Tormes, no pudo formalizar su inscripción en Segunda B en la temporada siguiente por culpa de su elevada deuda y de la ausencia de inversores. Se disolvió el 18 de junio.

Tampoco pudieron agarrarse a ninguna tabla de salvación otros como el Badajoz, el Palencia, el Linares, la SD Lemona, el Alicante, el Polideportivo Ejido, el Universidad de Las Palmas, el Ciudad de Santiago, la UD Fuerteventura, el Águilas CF, el Caravaca, el Ourense o el Lorca. Varios de ellos jugaron en Segunda en campañas pasadas; ahora, por culpa de su mala gestión y de la coyuntura económica del país en general y de su región en particular, forman parte ya del pasado.

En algunas de las ciudades que acogían a estos equipos, han surgido proyectos alternativos para tratar de reverdecer sus laureles futbolísticos. Es lo que sucede con el CD Badajoz 1905, que este año se estrenará en Tercera División; o con el Palencia CF, que también competirá en la cuarta categoría del fútbol español, al igual que el Linares Deportivo. En Salamanca, el Unionistas CF aún se afana por llegar a la élite desde Primera Provincial, mientras el Salmantino se erige como el equipo de mayor nivel deportivo. Está en Tercera.

Los que tuvieron la fortuna de caminar por el alambre sin caerse, como el Puertollano, el Denia, la Cultural Leonesa o el Castellón trabajan para intentar solucionar su situación económica, aún mermada, en muchos casos, por la deriva que les llevó prácticamente al límite. Sus objetivos se tornan más humildes y la supervivencia se antoja ya un logro importante.

Tampoco será fácil ahora la existencia para el Murcia. El conjunto pimentonero arrastra un pasivo de 35 millones de euros y se dispone a afrontar una temporada en Segunda B en la que el volumen de ingresos se verá reducido de forma drástica. Son momentos complicados para un histórico, que mira de reojo lo que les sucedio en su día a otros como el Real Oviedo, el Compostela o el Logroñés; de Primera a la desaparición o al pozo en un abrir y cerrar de ojos. Y en los despachos, hogares del drama de un gran número de aficiones en España.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba