SPORTYOU

Archivo
22 de septiembre de 2019 22/09/19

Opinión

Opinión

Dormita el Madrid, galopa el Barça


  • 02 de mayo
    de 2019
  • Paco Navacerrada

Dormita el Real Madrid en la Liga; galopa el FC Barcelona en la Champions League. Con LaLiga en el bolsillo y la final de la Copa del Rey en el horizonte, el Barça encara la final de la Champions tras el 3-0 al Liverpool en la ida de las semifinales.

Mientras el Real Madrid mira sin nada mejor que hacer cómo el Barcelona se encamina a un triplete más que factible, el madridismo se pregunta indignado por el nivel de implicación de sus futbolistas. Varias preguntas surgen así, de repente. Por ejemplo: ¿Qué tipo de planificación hace el Barcelona en pretemporada para que el equipo llegue en estas condiciones a los meses en los que se juegan las habichuelas? Y por ejemplo: ¿Qué tipo de planificación hace el Real Madrid en pretemporada para que el equipo llegue, otros años, a pelear y ganar la Champions y nada más?

Yo he vivido épocas en las que el Real Madrid no tiraba nada. Ni ligas ni Copas ni Copas de Europa, aunque éstas no las ganara. El Madrid lo peleaba todo y unas veces ganaba -las más- y otras veces perdía -las menos-. Con la llegada de Lorenzo Sanz a la presidencia comenzó la etapa en la que los jugadores empezaron a exigir mucho y producir poco. La llegada de los Mijatovic, Suker o Roberto Carlos se la denominó ‘el Madrid de los Ferrari‘. Raro era el día, en la antigua Ciudad Deportiva, que algún jugador de estos mencionados no llegaba con su Ferrari. Es verdad que ese equipo ganó dos Copas de Europa, pero hizo el ridículo en LaLiga tres temporadas consecutivas.

Con la llegada de los 2000, el Barcelona, que en los noventa encadenó seis títulos ligueros, estuvo cinco temporadas a verlas venir. El Madrid ganó dos Ligas y una Copa de Europa. Hubo también alguna Liga para el Valencia CF, pero el Barcelona no se llevó a la boca ni una Copa del Rey. A partir de 2005, todo empezó a cambiar, y el Barça volvió a ganar Ligas, Copas y la Champions League. El Madrid, salvo las Ligas de Capello (2007) y Schuster (2008), compitió algunas otras y se dejó llevar en otras más. El problema de las que compitió es que al principio dejó mucho margen con el Barcelona o el Atlético de Madrid. Y después la remontada no fue posible. Sin embargo, en estas dos últimas temporadas, el Madrid ha tirado LaLiga y se ha quedado, después, muy lejos de su gran rival. Este año, se encuentra a 18 puntos del Barcelona y a nueve del Atleti. Esto es tremendo para el Real Madrid y su afición.

Dormita el Madrid en LaLiga y galopa el Barcelona hacia el triplete. Sería el tercero del Barça. No creo que sea fácil ganar Liga, Copa y Champions. De hecho ni el mejor Real Madrid, el de las cinco Copas de Europa consecutivas, lo consiguió. Este de las cuatro Champions en cinco años, tampoco. En el Madrid se priorizan determinados títulos; en el Barça no se prioriza nada y se lucha por todo. Porque un equipo de fútbol debe luchar por todos los títulos que disputa. Por eso hay que tener envidia al Barcelona. El Madrid debería volver a sacar el colmillo que siempre tuvo y que de un tiempo a esta parte ya no exhibe porque ha perdido el apetito. Quizá los Pirri, Amancio, Camacho, Santillana o el propio Paco Gento debieran dar alguna que otra charla a los miembros de la primera plantilla y que se impregnen del madridismo que rezuman aquellos. Porque, no nos equivoquemos, de los que están ahora, pocos saben lo que significa ser madridista. Eso de dejarse el alma en el campo, ya os lo digo yo, no va con muchos de ellos.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba