SPORTYOU

Archivo
9 de abril de 2020 9/04/20

Opinión

Opinión

Dormir es de cobardes


  • 01 de mayo
    de 2012
  • Iñaki Cano Martínez

Los médicos recomiendan dormir entre ocho y diez horas cada día para alcanzar un cuidado óptimo de nuestro cuerpo y un descanso suficiente para rendir al máximo ante las adversidades de nuestra vida diaria. El momento más propicio para lograr dicho objetivo es la noche. Pero dormir es de cobardes. Y más ahora. Cuando el sol se esconde y la oscuridad lo domina todo pueden suceder fenómenos maravillosos. Estar despierto a horas intempestivas implica que te quita años de vida y machaca el cuerpo pero merece la pena porque sólo por la noche vives momentos inolvidables y sientes cosas que el día no te proporcionará jamás. Mis ojeras demuestran esta afirmación.

Si hubieras conseguido plantar cara a Morfeo durante la madrugada del domingo al lunes, podrías haber vivido un hecho casi sin precedentes: una remontada de treinta puntos. Sí. Treinta puntos. Nada más y nada menos. Y más en concreto, veinticuatro en nueve minutos y medio. Así. Con la oscuridad como compañera. Los Clippers firmaron una gesta en el primer asalto del combate frente a los Grizzlies. Si estabas dormido no podrás transmitir a nadie lo que sentiste aquella noche. No podrás decir aquello de ” yo lo estaba viendo en directo”. No eres un valiente.

Por caprichos geográficos y deportivos, los mejores jugadores de baloncesto del mundo viven y compiten al otro lado del océano Atlántico. Diferencias horarias que convierten tus noches en sus días y viceversa. Por eso hay que tener el suficiente arrojo para vivir de noche y soportar el sol coronado en lo más alto. Sé valiente para aguantar un partido que estaba “acabado” al descanso con los Grizzlies quince puntos arriba. Normalmente, estaría finiquitado pero esto es la NBA y son los Playoffs. Puede pasar cualquier cosa. Y casi siempre, maravillosa.

Escribo esto desde la excitación que implica el haber vivido un partido que difícilmente podrá volver a repetirse. Será complicado ver cómo un equipo tan bien plantado como los Grizzlies tiren por la borda un margen tan amplio de treinta puntos y no sean capaces de reaccionar y reconducir la situación porque el rival ha sido revivido mostrando una valentía colosal. Los Clippers jugaron al límite. Lograron la hazaña. Desde hace casi una década, no se producía una remontada de esta magnitud. Cuando los mejores tienen que dar el cien por cien. Cuando cada canasta vale más que nunca. Cuando los valientes triunfan. Cuando los cobardes se lo pierden.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba