SPORTYOU

Archivo
2 de julio de 2022 2/07/22

Opinión

Opinión

Domingo de Resurrección en Sevilla


  • 18 de abril
    de 2022
  • Iñaki Cano

Tenía medio acabada la opinión y Karim Benzema, otra vez él, me ha roto todo lo que tenía escrito. Hablaba de que un jugador del Real Madrid no podía jugarse LaLiga no estando en lo que debe. Escribía a las 22.35 de Eder Militao que es ese futbolista que te sorprende para bien y para mal. Decía que el brasileño había despertado la ilusión de los perseguidores del Real Madrid porque con sus errores había dado vida a LaLiga en un domingo de resurrección y en Sevilla. Militao le había abierto la muralla a la esperanza del FC Barcelona en su persecución al líder gracias a sus ‘alegrías’ defensivas.

También tenía ya escrito que LaLiga se había animado gracias al señor Cuadra Fernández y a su arbitraje poco acertado. No benefició a ninguno y a todos perjudicó. Penaltis no señalados que en otros campos y por manos parecidas si se han señalado. El árbitro madrileño y sus compañero del VAR, no quisieron pitar la mano de Diego Carlos. Tampoco quiso ver los méritos que hizo Eduardo Camavinga para ver la segunda amarilla y ser expulsado, pero ni tan siquiera pitó falta. Y, por si todo fuera poco, anularon un gol a Vinicius Jr. que había amortiguado con la parte superior derecha del pecho, pero estaban empeñados en animar lo poco que queda de campeonato.

Lo que de verdad me molesta es que yo sea tan torpe escribiendo una opinión antes de que acabe un partido en el que juega el Real Madrid. Llevo años y años viéndoles resucitar cuando les estábamos enterrando. Y me duele más aún, cuando he visto hace unos días como se salvaba ante el PSG y ante el Chelsea de caer eliminados de la Champions League en otras dos noches impresionantes. ¡Qué torpe que soy! Llevo años viéndoles sacar la cabeza cuando la tenían hundida… Y no aprendo.

Estos del Real Madrid sí que nunca dejan de creer y en una Semana de Pasión que en Sevilla comienza el Domingo de Ramos, no puede terminar sin un Domingo de Resurrección y mucho menos si por medio está el Real Madrid. Es especialista en demostrar que por encima de lo malo que pueda tener, esa camiseta tiene algo de inmortal que a lo largo de su historia, cuando parece que están asfixiados, el escudo junto al corazón les oxigena dándoles un segundo aliento resucitador que levanta envidias, pero sobre todo admiración fieles de su religión y a los infieles rivales.

Volver arriba