SPORTYOU

Archivo
15 de julio de 2019 15/07/19

Tenis

Djokovic no está tan lejos

En Montecarlo, Nadal puso el tenis y Djokovic la confianza. Rafa, la magia; Nole la solvencia. La seguridad que conceden las victorias y las semanas como número uno (este lunes el serbio superó al español como el sexto jugador de la Era Open que más tiempo ocupa en lo más alto de la historia) fue […]


18 de abril de 2015 TENNISTOPIC - Sportyou



En Montecarlo, Nadal puso el tenis y Djokovic la confianza. Rafa, la magia; Nole la solvencia. La seguridad que conceden las victorias y las semanas como número uno (este lunes el serbio superó al español como el sexto jugador de la Era Open que más tiempo ocupa en lo más alto de la historia) fue determinante para decantar la balanza. A pesar de que el de Belgrado accedió a la final, después de imponerse 6-3 y 6-3 en una hora y 37 minutos, el español poco a poco regresa a su mejor nivel.

En la tierra batida del Principado se dibujó, por momentos, el Rafa Nadal de siempre. El jugador con chispa y nervio que se ha convertido en la mejor raqueta en tierra batida de todos los tiempos. Su derecha paralela dañaba y su revés cruzado corría como antaño. Pero aún era pronto. Enfrente estaba un jugador que encadena su quinta final consecutiva de la temporada (Abierto de Australia, Dubái, Indian Wells, Miami y Montecarlo), además de sumar su victoria número 16 de manera seguida desde marzo.

Entre Nadal y Djokovic apenas hay secretos. La de Montecarlo era la cita número 43 en su cara a cara particular, una cantidad suficiente para ocultar cualquier arma secreta. El manacorense saltó a la pista impecable, dejando escapar exclusivamente 3 de los 11 puntos iniciales, para adelantarse 2-0. Sin embargo, la reacción del de Belgrado no tardó y logró igualar el encuentro (2-2). Nole resistió en el séptimo juego (4-3), a pesar de que Nadal acarició el break, y a la siguiente oportunidad no perdonó para adelantarse 5-3 y cerrar la primera manga (6-3).

En el segundo set, el guión se repitió. De nuevo, el séptimo juego fue determinante. Esta vez sería Djokovic el que firmaría un quiebre (4-3) que sería definitivo para acelerar hacia la victoria y colarse en su cuarta final en Montecarlo (2009, 2012, 2013 y 2014). El discípulo de Marian Vajda y Boris Becker peleará en la última ronda por el título ante Tomas Berdych (derrotó a Gael Monfils 6-1 y 6-4), un jugador que sólo le ha ganado en 2 ocasiones de 20. Eso sí, la segunda que lo hizo fue precisamente la última vez que se encontraron en tierra batida (Roma).

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba