Archivo
18 de marzo de 2019 18/03/19

General

División en torno a la rodilla de Cristiano

Cristiano Ronaldo se sentó en el suelo, apoyó las manos sobre el césped y se quedó mirando al infinito con semblante serio. Después de varias semanas arrastrando molestias, su rodilla dijo basta. Fue el 2 de abril, el día en el que el Real Madrid dejó prácticamente sentenciado el pase a semifinales de la Champions […]


30 de agosto de 2014 - Sportyou


Cristiano Ronaldo se sentó en el suelo, apoyó las manos sobre el césped y se quedó mirando al infinito con semblante serio. Después de varias semanas arrastrando molestias, su rodilla dijo basta. Fue el 2 de abril, el día en el que el Real Madrid dejó prácticamente sentenciado el pase a semifinales de la Champions League tras derrotar por 3-0 al Borussia Dortmund. El portugués colaboró de forma activa en el triunfo, pero no pudo terminar el partido. Por su propio pie abandonó el campo entre evidentes gestos de preocupación.

Desde entonces, Ronaldo no ha vuelto a jugar al cien por cien. El cuerpo técnico, apoyado en los informes médicos, dosificó su presencia en algunos encuentros, pero el propio jugador, ávido de mantener el nivel, insistió en jugar el mayor número de minutos que fuera posible. Aun así, se vio obligado a perderse la final de la Copa del Rey y disputó el tramo decisivo de la Champions muy condicionado por la tendinitis rotuliana que le fue diagnosticada.

En el Mundial no pudo ayudar a Portugal a superar la primera fase. Evidentemente estaba lesionado. Nadie lo quería reconocer, hasta que los doctores de la Federación de Portugal lo hicieron con un parte médico que señalaba que su estrella tenía muy dañada la rodilla. Tampoco ellos pudieron entonces retenerle y Cristiano “jugó” los tres partidos de la primera fase.

El verano se antojaba como la época idónea para iniciar el proceso de recuperación, pero Ronaldo no estaba dispuesto a perderse las Supercopas. Contra la opinión de una parte de los servicios médicos del Real Madrid, realizó una pretemporada diseñada para alcanzar en un estado óptimo los duelos ante el Sevilla y el Atlético de Madrid. En Cardiff fue el héroe, con dos goles; en el derbi, la pierna izquierda volvió a jugarle una mala pasada. En la ida, tuvo que retirarse al final del primer tiempo; en la vuelta salió tras el descanso y se mostró lejos de su mejor nivel.

En el debut liguero ante el Córdoba fue de nuevo titular, pero los signos tampoco fueron precisamente halagüeños. Ronaldo marcó un gol gracias a uno de sus clásicos disparos de larga distancia, pero evidenció, con un gesto de dolor tras el chut, que la rodilla aún le molesta. El portugués sigue lesionado. Él mismo reconoció, hace unos días, haber arriesgado para disputar el tramo final de la Champions y el Mundial. Ahora, sigue haciéndolo.

Así lo entienden también los doctores de Portugal. Paulo Bento, el seleccionador luso, ha confirmado este viernes la ausencia de Cristiano Ronaldo en la lista para el próximo partido ante Albania: “Las indicaciones de nuestro departamento médico dicen que no está para jugar”, explicó el técnico luso, que no entró a valorar por qué continúa jugando en el Madrid: “Yo ahí no mando. Solo tengo informaciones de nuestros médicos, que me aseguran que no puede competir”.

La situación constituye una herida abierta en el seno de la casa blanca. Los servicios médicos del Real Madrid están divididos, mientras el jugador sigue insistiendo en salir a jugar cada partido. Habrá que ver cómo evoluciona una dolencia que amenaza con condicionar el futuro de Cristiano Ronaldo y, por ende, del club para el que trabaja. El portugués no se ha entrenado con el resto de sus compañeros y Ancelotti ya ha probado un once sin él para ese encuentro. ¿’Entrará en razón’ y descansará por fin?

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba