SPORTYOU

Archivo
15 de octubre de 2019 15/10/19

Opinión

Opinión

Destituciones como tapadera


  • 01 de enero
    de 2012
  • José Mendoza

En esta Navidad se han producido en la Liga BBVA dos tipos de destituciones muy diferentes. Por un lado la de Juan Carlos Garrido, y por el otro las de Gregorio Manzano y Javier Aguirre. Las tres, como ocurre en cualquier cambio de rumbo en los banquillos, son consecuencia de malos resultados, pero hay un factor que las sitúa en dos categorías distintas. Y es que las de Atlético Zaragoza esconden tras de sí una pésima gestión en sus directivas, mientras que la del Villarreal responde simplemente a una serie de malos resultados.

El sentido común que impera en las decisiones del Villarreal, que apostó por el entrenador del filial, Molina, dejando claro que hacen todo lo posible para gastar menos de lo que ingresan, no se ve reflejado en la gestión de Atlético y Zaragoza. Manolo Jiménez es el octavo técnico de Agapito Iglesias, en el cargo desde 2006. Completa así una media de más de un entrenador por temporada. Victor Fernández, Ander Garitano, Javier Irureta, Manolo Villanova, Marcelino García Toral y José Aurelio Gay son los otros seis técnicos que ha tenido un club que navega sin rumbo, encorsetado por la ley concursal y con el miedo de un nuevo descenso a la Liga Adelante. Manolo Jiménez afronta un reto mayúsculo, un reto que pocos hubieran aceptado. Una decisión muy valiente del ex técnico del Sevilla.

Un experto en navegar hacia ninguna parte es el Atlético de Madrid. Eliminado Manzano, uno más de la larga lista de Gil Marín y Cerezo, llega Simeone, un ídolo para contentar a las masas e intentar desviar la atención. Una bala menos para una directiva más que desgastada, y que colecciona críticas incluso en la victoria.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba