SPORTYOU

Archivo
22 de noviembre de 2019 22/11/19

Opinión

Opinión

Del eufemismo de Robert a la “mierda” de Piqué


  • 21 de febrero
    de 2017
  • Miguel Gutiérrez

Robert Fernández, el centrocampista anteriormente conocido como Roberto, se anduvo con pies de plomo tras la victoria agónica del Barça contra el Leganés. “Venimos de hacer un partido no bueno”, soltó en Movistar+ sobre el 4-0 del Parque de los Príncipes. No se podrá tachar de embustero al director deportivo del Barça: no dijo ninguna mentira, ni siquiera media postverdad. Al contrario, hay que aplaudirle el cuajo para soltar ese “no bueno” como si tal cosa. Viéndole soslayar una palabra tan sencilla como “malo” (tampoco le vamos a pedir que utilice “naufragio” o “desastre”, más fieles a lo sucedido ante el PSG), se adivina en Robert no sólo un genio del eufemismo sino un gran político, capaz de evolucionar conceptos ya clásicos como la ‘desaceleración’ o el ‘crecimiento cero’.

Sólo 24 horas después de asistir al torpe ejercicio del director deportivo, entró en acción el presidente: Gerard Piqué. Y entró con todo: “Cuando llegó Luis Enrique veníamos de la mierda absoluta, de un año sin ganar nada, y con él ganamos el triplete”, dijo el defensa, erigido desde hace tiempo en portavoz de la institución; “entiendo que el fútbol no tenga memoria pero debemos mirar atrás y ver todo el trabajo que ha hecho con nosotros, más allá de su increíble etapa como jugador. No entiendo los pitos al equipo, y los jugadores estamos a muerte con el entrenador”. Sólo le faltó mandar un fuerte abrazo al ‘Tata’ Martino. Y aunque quizá exagera -aquel equipo de la 2013/14 fue finalista de Copa y se quedó a un gol de ganar la Liga-, revela una forma de manejarse por la vida bien distinta a la de Robert. Piqué actúa con seguridad -a veces con demasiada, lo que le lleva a meter la pata- y su mensaje rotundo contrasta cada vez más con los del palco, que de milimetrados acaban resultando ridículos.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba