SPORTYOU

Archivo
21 de septiembre de 2020 21/09/20

Opinión

Opinión

Del Bosque gana con la suya


  • 23 de junio
    de 2012
  • José Miguélez

Del Bosque, en un partido de la Eurocopa

España ya ha ganado a Francia en partido oficial. Otro peso que se quita de encima. Y lo hizo a la manera de Del Bosque, sin nueve y con el contestado doble pivote, otra vez juntos sobre el campo Xabi AlonsoBusquets, con uno de ellos además, el bueno, en plan estelar y goleador. Blanc, eso sí, echó un cable. No se lo creía el seleccionador español del todo en la víspera, pero al final Francia sí jugó replegada y con la alineación deformada por el pánico. Es decir, de la forma que mejor le venía a La Roja.

Durante los primeros treinta minutos, España jugó de forma fabulosa, a su vieja manera, con la velocidad y la movilidad a tope para hacer del toque una fórmula de peligro no sólo de buen gusto. Francia (no se ha creído lo del baremo Castrol) la combatió dejando libre en el costado derecho a Arbeloa, que confirmó sus limitaciones en los asuntos de ataque, y multiplicando la vigilancia por el izquierdo. Y sin embargo, fue por ahí, por el lado del custodiado Jordi Alba, un lateral de verdad, por donde la selección tradujo su dominio en gol. A falta de nueve, el centro del valencianista lo mandó a la red de cabeza Xabi llegando desde atrás.

Y a partir de ahí, España decidió pararse. Había bañado a Francia, pero entendió que debía masticar el resultado. Y lo hizo a base de posesión y posesión, pero sin profundidad ni ganas de ataque. El dibujo táctico no le ayudaba. O le ayudaba a tener el balón, pero no a perforar la defensa rival. Los tocadores no tenían ofertas para regalar pases hacia adelante. Arbeloa ya dejó de subir y España se prohibió riesgos por atrás. No es que Francia diera mucho trabajo, ni siquiera cuando el marcador se lo recomendó, pero en todo caso Sergio Ramos estuvo especialmente seguro y acertado. Casillas no tuvo que intervenir.

Con el control, sin el ansia ofensiva, le bastó a España para quitarse de encima a una Francia que decepcionó. Hubo más seriedad que alegría. Y el pase nunca estuvo en peligro. Aunque el 2-0 tardara (gran maniobra de Pedro para forzar el penalti), la eliminación nunca fue una amenaza. La incertidumbre del marcador no fue real. España ya está en semifinales, una buena noticia. Pero la cita también deja una peligrosa: Del Bosque cree que va ganado los debates. El marcador y la tranquilidad defensiva le dan la razón. Pero la sensación ofensiva es que sigue faltando algo: un delantero a cambio de uno de los innegociables pivotes. A poder ser, el bueno no.

Volver arriba