SPORTYOU

Archivo
22 de febrero de 2024 22/02/24

LaLiga Santander

El ‘déjà vu’ de Orellana

Fabián Orellana

Marcelino ya le ha dicho que no cuenta con él para el Valencia, igual que le sucedió con Luis Enrique justo hace cuatro años en el Celta de Vigo


1 de agosto de 2017 Chema Mancha - Sportyou

Marcelino García Toral ya le ha comunicado a Fabián Orellana que no va a tener muchos minutos esta temporada. El asturiano no encuentra un hueco para el chileno convencido de que no le va a aportar el trabajo necesario a la hora de defender. La decisión está ahora en el tejado del futbolista, que se ve inmerso en una situación calcada a la que sufrió en el verano de 2013 en el Celta de Vigo.


Entonces, como ahora, Orellana sólo llevaba en el equipo media temporada. Llegó a Balaídos en el mercado de invierno y su valedor, Paco Herrera, ya no estaba en el club. Y entonces, como ahora, un asturiano le puso la cruz. Fue Luis Enrique, el nuevo entrenador del Celta ese verano, y tras observar durante toda la pretemporada al chileno aseguró públicamente que no contaría con él.

«No lo veo para estar en el equipo ni tampoco como una posible solución desde el banquillo. Le he dicho que puede buscar un equipo que le garantice minutos», sentenció el técnico el 24 de agosto de 2013 en rueda de prensa.

Orellana no jugó ni un minuto en el primer partido oficial y no fue ni convocado en los dos siguientes. Disputó su primer encuentro completo en la jornada 6 gracias a una semana en la que Luis Enrique se vio obligado a hacer rotaciones por jugarse jornada entre semana, pero los dos siguientes encuentros volvió a no entrar en la convocatoria.

Era año de Mundial y Orellana necesitaba más minutos que nunca: «Ya ha jugado bastantes veces con su selección y si al final Chile acaba clasificándose para el Mundial podría tener la oportunidad de estar en una cita como esta. Y para eso necesita jugar», dijo Luis Enrique.

El chileno prácticamente no tuvo minutos en la primera vuelta. Algunos partidos como titular, esporádicos, pero poco más. Sin embargo, a partir de la jornada 18 Orellana se hizo con la titularidad gracias a su trabajo e insistencia y ya no la soltó hasta el final. Terminó jugando 33 encuentros, 23 de ellos como titular, casi todos en la segunda vuelta.

En enero, en la jornada 21 de esa temporada el Celta venció al Betis en casa por cuatro goles a dos con doblete de Orellana en una noche estelar para el chileno. Luis Enrique, en sala de prensa, reconoció su error del verano: «Es una de las sorpresas gratas de la temporada pero por su virtud y actitud. Cuando era uno de los descartados, decidió quedarse y le ha dado la vuelta a la situación él solo. A los entrenadores nos encanta comernos las palabras cuando nos equivocamos».

Marcelino tiene claro hoy por hoy el futuro de Orellana. Lo quiere fuera del equipo, aunque para el chileno esto no es nuevo. El jugador conoce de sobra cuál es el camino para convencer a un entrenador asturiano con las ideas claras. Falta ahora que tenga el empuje necesario para cambiar el destino de nuevo.

Temas relacionados: ,
Volver arriba