Archivo
18 de diciembre de 2018 18/12/18

Opinión

Opinión

¿De verdad es tan ejemplar Leo Messi?


  • 01 de octubre
    de 2018
  • Iñaki Cano

Siempre se ha puesto a Leo Messi como ejemplo de futbolista y deportista. Siempre amable, buen compañero con los suyos y con los rivales; nunca prepotente, engreído, hosco o déspota. Alguien que aceptaba en público las decisiones de sus entrenadores o de los árbitros, aunque perjudicasen a él o a su equipo. Pues no. Parece que no es tan perfecto el calificado como mejor de todos los tiempos.

Messi había mostrado ya algún que otro ramalazo. Uno de los más desagradables lo tuvo en La Rosaleda, donde escupió a Duda tras varios piques entre ellos. En una Supercopa contra el Shakhtar Donetsk le tiró un cabezazo a Srna. Contra el RCD Espanyol volvió a escupir a las botas de Álvaro González; harto de sus patadas, le dijo también que era muy malo como futbolista. Se rió también de Pau López, entonces portero ‘perico’, tras encajar un gol de su compañero Luis Suárez.

En los ‘clásicos’, además de muchos goles, Messi ha dejado huella antideportiva. Un balón largo al que el no llegó terminó entre los aficionados  del Bernabéu, despejado de forma violenta y con muy mala intención. Ese balonazo evitable terminó en abucheo general y Messi, años después, se cobró la factura quitándose la camiseta tras marcar un gol para mostrarles el número ’10’.

Además, sus compañeros en el Barça no siempre dijeron ‘Sí, señor’ a todos sus deseos. Algunos terminaron marchándose por el vacío que les hizo el ‘D10S’ del Barça, incluido el máximo goleador de España, David Villa, al que el argentino recriminaba constantemente.

Al deportista ejemplar se le ha vuelto a ver el plumero en tan sólo dos empates. Primero no quiso estrechar la mano extendida del árbitro Gil Manzano tras el 1-1 frente al Girona CF. Este sábado dio la bronca al colegiado del Barça-Athletic, Jaime Latre, por un córner no señalado. Messi le protestó por ¡un córner! E incluso se atrevió a provocarle desafiante, camino de los vestuarios: “¿Me estás amenazando, me estás amenazando? Vaya boludeces (gilipolleces) que nos has pitado”.

No voy a comparar el comportamiento ¿deportivo? de Cristiano Ronaldo con el de Messi, pero me parece que ya va siendo hora de que se le quite la careta al buen chico del Camp Nou. Ni tanto ni tan calvo. Desde luego, no es tan santo como le pintan. A nadie le gusta no ganar y a Leo Messi, tampoco. Quizás por eso la rabia del ganador a veces se transforma en antideportiva educación que, por la adoración que se le profesa, entre todos hemos tapado, disimulado o comparado, con el perfil de Cristiano.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba