Archivo
27 de abril de 2018 27/04/18

Opinión

Opinión

Cuestión de fe


  • 10 de enero
    de 2018
  • Iñaki Cano

Dicen que la fe mueve montañas, y hasta hace creer a algunos que la remontada del Real Madrid en Liga es posible. O que el equipo que entrena ‘La Leyenda’ no está tan mal como decimos o vemos los que no tenemos fe, ni creemos en los milagros. Y eso que hablando del Real Madrid todo fue posible en el pasado y porqué no puede serlo en el futuro.

El presente del Madrid es un poco enrevesado y vergonzoso para algunos. Ha perdido 19 puntos en la Liga antes de concluir la primera vuelta y está a 16 puntos del líder que, para colmo, es el FC Barcelona. En la Champions League quedó segundo del grupo, siendo incapaz de ganar al Tottenham en ninguno de los dos partidos. En la Copa Mundial de Clubes, unos desconocidos, Al Jazira, les pusieron en muchos apuros para pasar a la final que ganaron, no sin mucho esfuerzo al Gremio.

Si lo anterior es grave y preocupante para el equipo que en 2017 hizo el mejor año de su historia ganando 5 títulos, lo de la Copa del Rey es peor, aunque ya esté en cuartos. Contra el Fuenlabrada pasó como pasó a octavos, con penalti dudoso incluido. Y en el Bernabéu fue incapaz de ganarle (2-2) a un equipo de la Segunda B. Aunque lo peor esté por llegar, a día de hoy la eliminatoria frente al Numancia es lo más de lo más. En Soria no les pasaron por encima, pero en la Castellana el resultado 2-2 no fue lo peor. La imagen, el juego y el cambio de Casemiro por Mayoral, que hizo su entrenador perder la fe a cualquiera. Como diría mi amigo: “Este no es mi Madrid que me lo han cambiado”.

Prefiero no escuchar las explicaciones de Zinedine Zidane sobre los motivos por los que su equipo no juega a nada pese a las charlas depurativas, porque encima pareceré tonto cuando le escuche decir que han jugado bien y que remató con la frase “Hemos pasado y eso es lo importante”. Además, volverá con la defensa a ultranza de una plantilla que no da la medida que le corresponde unos jugadores que llevan el escudo del Real Madrid.

Es cierto que ‘La Leyenda’ tiene mucha culpa, pero más la tienen unos jugadores cansados y hartos de títulos, que deberían corresponder a la confianza del entrenador que les defiende a muerte y que no quiere refuerzos porque confía en ellos para eliminar al PSG de la Champions League. Todo es cuestión de fe y si el se lo cree… pues allá Zidane, Florentino y la Grada Fans que sigue a rajatabla con el contrato firmado aunque su equipo merezca alguna que otra recriminación pública. Ahora en serio, alguno contra el Numancia se merece volver al banquillo ante el Villarreal que llegará a un Bernabéu muy ‘calentito’ en contra de los suyos pese a la fe que mueve montañas… aunque no ganen partidos.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba