SPORTYOU

Archivo
29 de agosto de 2020 29/08/20

Opinión

Opinión

Cuando un fuera de juego no es fuera de juego


  • 13 de noviembre
    de 2013
  • Paco Navacerrada

Ha levantado polvareda en las últimas jornadas las posiciones de diferentes jugadores a la hora de colocarse en el lanzamiento de faltas a favor. Hay futbolistas que se colocan en el campo de visión del portero, impidiendo a éste ver el balón. De momento, poco rédito han sacado los equipos de esto: tan sólo un gol, el que Piti, del Granada, le hizo al Levante.

Desde este pasado verano encontrarse, algunas ocasiones, en fuera de juego y ser parte activa del mismo, es legal. El espíritu de esta norma, casi tan antigua como el mismo fútbol era, precisamente, impedir que un atacante sacase provecho de una situación adelantada. Sin embargo, la International Board, en su reunión del pasado 2 de marzo, matizó para la Regla XI lo siguiente: “Un jugador en posición de fuera de juego sólo será penalizado si, en el momento que toca el balón o lo hace uno de sus compañeros, él está, según el punto de vista del árbitro, participando de forma activa en el juego, si interfiere en el juego, interfiere en un adversario o saca provecho de estar en esa posición”.

El Comité Técnico de Árbitros, en una circular a los colegiados al inicio de la temporada, quiso aclarar: “Interfiriendo a un adversario significa impedir que un adversario juegue o pueda jugar el balón, obstruyendo claramente el campo visual del adversario o disputándole el balón”. El término claramente es el que lleva a la confusión a algunos árbitros, que no ven que la posición que el atacante ocupa en el campo en el momento del lanzamiento de un golpe franco es claramente antirreglamentaria, porque claramente lo que pretende es que el guardameta no vea, por lo que claramente interfiere en el juego estando en fuera de juego. No se establece una distancia entre el portero y el jugador que pretende molestarlo, aunque la sugerencia es que deben estar separados por más de un metro y medio.

La International Board, el organismo que debe velar por el buen funcionamiento de las reglas del fútbol, y la FIFA le hacen un flaco favor al árbitro dejando a su criterio una jugada meridiana. A mí me parece que un futbolista que se coloca en el campo de visión del portero ya influye de forma clara y fehaciente en esa acción y, por lo tanto, está en fuera de juego. Yo creo que los propios árbitros deberían evitarse problemas y sancionar la posición, independientemente de lo que diga la matización de la norma. Eso, o ser más listos y adelantarse un poco para estar a menos del metro y medio establecido.

Volver arriba