SPORTYOU

Archivo
21 de enero de 2020 21/01/20

Opinión

Opinión

Cuando falta el gol


  • 06 de noviembre
    de 2017
  • Ricardo Rosety

Al tiempo que le quitamos la etiqueta de nueva a la segunda temporada de “Strangers Things”, se nos acumulan los casos raros en la Liga. El más extraño, la sequedad goleadora de hombres infalibles en equipos donde el perdón no se acepta. Incluso, llama más la atención la forma grosera de errar que una estadística ya escuálida en equipos donde los goles se caen de sus bolsillos. En esta lista no está Leo Messi, que no entiende de rachas o cifras. El resto, casos inexplicables de futbolistas que, en todas sus temporadas anteriores, mejoraban con mucho sus registros de cara a gol. Nadie tiene una respuesta a una crisis como ésta de la que se salvan pocos equipos, porque apenas el Valencia de Marcelino está encontrando regularidad en ese caudal goleador que a otros le falta.

La ansiedad o la frustración de Luis Suárez o Cristiano Ronaldo son palpables. Se marchan enfadados de cada partido, sus ocasiones son manifiestas jornada tras jornada, y su protagonismo en sus equipos mengua sin que sus compañeros o técnicos quieran encender la luz de alarma. Y, en el caso del Real Madrid, se une a la lista un Karim Benzema muy visible en sus errores de cara a portería. No será un 9 al uso en un equipo como el Real Madrid, muestra otros argumentos indiscutibles de jugador de nivel Mundial para el resto de sus compañeros, pero es muy llamativo e incomprensible cómo se le hace pequeña la portería en ocasiones que no se pueden fallar en el Bernabéu. El Barcelona no acusa la sequía de Luis Suárez; el Madrid sí la de Benzema y Cristiano, aunque hayan aparecido Isco o Asensio.

No son los únicos. Nolito, Sergi Enrich, Borja Bastón o Iñaki Williams. Sus cifras están lejos de las esperadas o las que ellos mismos mostraron en otros años. Les cuesta encontrar su sitio, alguno no es titular, otros aducen sólo una mala racha. Pero quizás el caso más llamativo sea el de Antoine Griezmann. Hasta cuando el resultado necesita de un gol para ganar se hace prescindible para Simeone, que en Riazor le volvió a cambiar para meter a un defensa como Giménez. Necesidad, frustración, ansiedad, actitud… y fútbol. Allí donde falta el gol, a los equipos les está faltando fútbol. Esa es la conclusión más genérica de estos casos. Se tacha al Barcelona de aburrido, al Real Madrid de desordenado y falto de concentración o motivación, al Atlético de poco creativo y previsible… Es cierto que cualquier cosa que se le eche en cara ahora al delantero se volverá en contra con el primer gol. Pero la realidad es que, en este momento de la Liga, a los 9 les falta el gol. Y sin gol, no hay fútbol. O si lo prefieren, sin fútbol, no hay gol. Y sin eso, sin duda, hay problemas.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba