SPORTYOU

Archivo
12 de agosto de 2022 12/08/22

Opinión

Opinión

Cruyff y el Barça de los ‘ismos’


  • 25 de marzo
    de 2017
  • Marc Fuster

No lo entiendo. Un año después de su muerte todavía hay gente que reniega de Johan Cruyff. Sí, lo digo así, tal y como suena. El barcelonismo, caracterizado históricamente por los ‘ismos’, continúa dividido y ni la muerte del holandés ha servido para lidiar esta fractura social. Incapaces de reconocer la grandeza de un hombre que hizo que el Barça pasara del blanco y negro al color.

Les voy a contar una anécdota y no, no es esa típica que se cuenta para hacer redonda la historia, es una de esas ciertas, de esas que mi joven cerebro aún es incapaz de asimilar. Me encontraba con gente de peñas del Barça, de las que viven el sentimiento tanto que incluso asusta; cuando he decidido sacar el tema del homenaje a Cruyff. Ha sido en ese momento cuando esa parte de los ‘ismos’ que sigue con una venda en los ojos se me ha tirado encima diciéndome que había habido hombres igual o más importantes que él. En ese momento, lo juro, he estado a punto de levantarme e irme.

Lo que le dio Cruyff al Barça está fuera del alcance de cualquier mortal. Johan le cambió la cara a un club triste, aburrido y apático. Su fuerza y su lucha le sirvieron a los azulgrana para volver a ganar una Liga 14 años después, en pleno franquismo, cuando el Real Madrid campaba a sus anchas por el campeonato regular. No solo eso, sino que además, gracias a sus años como entrenador, dotó a los azulgrana de un fútbol único del que hoy aún vive el equipo. Además, ganó la primera Copa de Europa en Wembley y, sobre todo, hizo del Barça un club ganador, olvidando los complejos y creyendo que el buen fútbol era el camino hacia el éxito.

Por todo eso y por mucho más, no entiendo cómo aún hay gente dentro del barcelonismo que hable mal de Cruyff. ¿Se imaginan al Madrid haciendo lo propio con Alfredo Di Stefano a quién, por cierto, le mantuvieron como presidente de honor hasta su muerte? ¿O el Bayern de Munich de Franz Beckenbauer? Yo no, se lo aseguro. Algunos dicen que fue polémico y que iba en contra del poder pero, ¿se acuerdan que el poder contra el que iba ha pasado alguna que otra noche entre rejas? Pues eso, al final, todo cae por su propio peso.

Después de trabajar de cerca con gente que le conoció muy bien -por un tema generacional le recuerdo ya en su etapa final-, he de reconocer que me declaro ‘cruyffista’ y que hoy, 366 días después de su muerte, no entiendo cómo por la simple razón de ser de unos o de otros no reconocen que el legado de Johan Cruyff es inmortal, le pese al ‘ismo’ que le pese.

Temas relacionados: ,
Volver arriba