Archivo
20 de febrero de 2019 20/02/19

General

Cristiano y Mourinho protegen el Bernabéu

El Real Madrid se rearmó a tiempo para remontar a un Villarreal sublime hasta el descanso. Cristiano Ronaldo les mantuvo con vida en medio de una exhibición de color amarillo y en la reanudación, con la defensa y el centro del campo reestructurado, el Real Madrid gobernó el partido y le dio la vuelta con […]


9 de enero de 2011 José Mendoza - Sportyou

El Real Madrid se rearmó a tiempo para remontar a un Villarreal sublime hasta el descanso. Cristiano Ronaldo les mantuvo con vida en medio de una exhibición de color amarillo y en la reanudación, con la defensa y el centro del campo reestructurado, el Real Madrid gobernó el partido y le dio la vuelta con polémica incluida. Fue un golpe de maestro de José Mourinho, en la que demostró su visión táctica. Su retoque de piezas y la calidad de Cristiano ganaron un duelo de altísimo nivel.

En la primera parte los de Juan Carlos Garrido bailaron a su rival con un juego espectacular. Nunca en este curso el Santiago Bernabéu se vio tan amenazado. El Villarreal era una orquesta perfecta, lo más parecido que hay al Barcelona, y al Arsenal, en el fútbol mundial. Bruno Soriano, Borja Valero, Cani y Cazorla dieron un recital. Jugadas exquisitas se sucedían en zonas de peligro. En una de ellas, en el balcón del área, Cazorla encontró a Rossi, el italiano se dio la vuelta y asistió a Cani, que levantó la pelota ante la salida de Casillas. Caviar del bueno.

Era la primera vez que el Madrid empezaba perdiendo en casa, pero inmediatamente sacó los tambores de guerra. Benzema habilitó a Özil, en línea con Gonzalo, y el alemán asistió a Cristiano, que marcó a placer. El Madrid dejaba claro al Villarreal que tenía que alcanzar la perfección para conquistar el Bernabéu. Y los de Garrido insistían. En seguida un pase de Bruno dejó solo a Marco Rubén, que elevó la pelota con la solvencia de un veterano.

El Villarreal siguió tocando ante un Real Madrid con las líneas muy retrasadas y que no paraba de perseguir sombras. Solo las internadas de Marcelo llevaban incertidumbre al área enemiga. Pese a todo, los recursos del Madrid y de Cristiano son tan amplios que, en una falta lateral botada por Xabi Alonso llegó el empate. Lo cabeceó el portugués anticipándose a Diego López. Con 2-2, pese a la superioridad amarilla, llegaba el descanso. José Mourinho movió piezas, defendió con tres centrales y retrasó la posición de Di María, que ocupó toda la banda derecha con la ayuda de Albiol. Sergio Ramos se situó en el centro y entró Khedira por Lass para fortalecer la presión.

Los cambios surtieron efecto, pues entorpecieron la posesión del Villarreal, que se sintió incómodo y reculó. Garrido metió a tres jugadores defensivos y adelantó a Borja Valero, que intimidaba en compañía de Rossi. Pero el dueño del encuentro era otro, el timón lo cogió Xabi Alonso. Cristiano, Di María y Benzema rozaron el gol, que llegó a diez del final en una jugada polémica, en la que el Villarreal se quejó de dos fueras de juego. Fue, cómo no, el portugués quien marcó. Recogió un rechace tras un disparo de Benzema y lo remató a la media vuelta con pierna izquierda. Seguidamente, asistió en el cuarto a Kaká. Con su calidad, Cristiano anuló la exhibición del Villarreal en la primera parte y dio tiempo a Mourinho de retocar piezas. Son los protectores del Santiago Bernabéu.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba