SPORTYOU

Archivo
16 de agosto de 2022 16/08/22

Opinión

Opinión

Los goles de Courtois


  • 29 de mayo
    de 2022
  • Ricardo Rosety

El gol lo marcó Vinicius. Carvajal dejó inédito al jugador más dañino del Liverpool. No necesitó del gol de Benzema y estuvo más solvente atrás que adelante. Necesitó tiempo el Madrid para ajustarse, para ir de mucho menos a más, y que Kroos, Alaba, Militao, Modric o Valverde firmaran un gran partido. Ahí está Benzema, el hombre gol y la clave de la Champions para el Real Madrid. O Rodrygo, clave en las remontadas. Pero creo que Courtois merece un reconocimiento para él solo. Fue, de manera indiscutible, el hombre de la final. No son sólo sus 9 paradas, como dice la estadística, sino la dificultad de varias de ellas y la importancia en el momento de hacerlas. Courtois sostuvo al Real Madrid en el asedio inocuo de una primera media hora primorosa del Liverpool. Muy superior y con la sensación de dominar todas las facetas del juego, menos el gol. La culpa fue del belga.

A algo más de 24 horas de la final, Courtois dejó una frase que se le podía volver en contra: «Ahora estoy en el lado bueno de la historia». No le sentó nada bien a los atléticos después del recuerdo de Lisboa, pero el Madrid tiene en la Champions algo innato y exclusivo. Después del partido recalcó que “la he ganado con el equipo de mi vida”, club al que llegó para vencer. Es innegable que Courtois es el pilar sobre el que se ha edificado esta Champions. No sólo en la final, sino en toda la competición. El penalti de Messi en Paris, su mano para evitar el 0-4 del Chelsea o las tres paradas para salvar el 0-2 ante el City son sólo algunos ejemplos. Los goles los ha metido Benzema, las remontadas la ha firmado Rodrygo, pero las paradas las ha hecho Courtois con la misma importancia que los goles de los delanteros. “Yo te llevo a la final y tú la ganas”, reconoció Ancelotti que le había dicho al belga. Lo confesó el técnico al lado del portero en la conferencia de prensa posterior al partido, y su gestión como entrenador también merece premio. Es, sin ninguna duda, la Champions más difícil y con el camino más complicado que podía esperar.

La memoria histórica lleva a recordar a Iker Casillas en Glasgow. Aquel final de partido ya forma parte de la leyenda del guardameta, pero Courtois se ha puesto a su altura. O lo ha superado. 98 minutos perfectos para completar un torneo intachable en los que ha terminado por desesperar a Salah, a Mané, y a todo aficionado red que veía minúscula su portería. O enorme al portero belga. Si Benzema tenía casi ganado el Balón de Oro puede que ahora le salga un competidor. No suele ser habitual un reconocimiento tan unánime para un guardameta en la victoria. No son los que marcan los goles, pero algunas de sus paradas valen lo mismo o más que un gol. La foto del marcador recordará a Vinicius, pero la historia debe reconocer a Thibaut Courtois. Y eso sí que es pasarse al lado bueno de la historia. Es el gol de Courtois.

Volver arriba