Archivo
20 de abril de 2019 20/04/19

Opinión

Opinión

Contando milongas


  • 16 de octubre
    de 2010
  • David Sánchez de Castro

Sonaban los Spinners y su ‘It’s a shame’. Recuerdo perfectamente la cara de admiración con la que te mirábamos todos cuando entrabas (tarde, normalmente) en el estudio grande de Radio Marca a hacer el ‘No sabes cómo te quiero’. Estaban ‘Kambala’ y ‘la Churri’, uno a cada lado, y al otro lado de la pecera, yo con un inmenso respeto y un vértigo enorme al verte llenar una hora de radio con la absoluta nada. Simplemente, porque tu presencia era lo suficientemente grande para acabar sacándole a ese mediocentro del equipo de turno cuántas veces había cenado en nosequé restaurante que conocías tú en sabe Dios qué ciudad… ¡y montabas con seis líneas de escaleta un show radiofónico espectacular!

Aquí seguimos, Andrés, estirando el chicle, manteniendo vivo el negocio. Ya te vale, anda que largarte así sin avisar, sin ni siquiera dar tiempo a que tus nuevos fans te pusieran a caer de un burro. Esos que nunca tomaron el vuelo 23 de Aerolíneas Jordan, los que se dejaron embaucar (ay, Negro cómo se la colaste a todos) por tus giros de guión que tantos años te guardaste para los del basket, los que nunca vieron jugones y sólo industria pesada.

Poco ha cambiado desde hace un año. Bueno, los que te dieron la(s) puñalada(s) ahora se dan golpes de pecho. Pero eso ya te lo esperabas, ¿verdad? Como le dijiste al chaval asustado sentado en el Paseo Marítimo de la Castellana, “no te creas nada de esto, David, que esta profesión es una gran mentira”. Nos dejaste tirados, Montes. Ni tiempo hubo para volver a llamarte, y ahora nos sentimos idiotas. Ahora me siento idiota. Ahora se te reconoce como “el narrador más auténtico” (lo acabo de escuchar en un especial que te ha dedicado uno de tus autoproclamados hijos periodísticos) del deporte español. Ahora que las palabras se las lleva el viento.

A estas alturas esto ya se me ha quedado largo. Ya sabes, los mediocres (y comparados contigo, todos lo somos), no sabemos resumir. No tenemos esa capacidad de, en un solo mote, reunir todas las características de un jugador. Nosotros no vimos a Tiburón, sino sólo a Puyol; no vimos a Sweet, sino sólo a Iniesta; ni a Mr. Catering, sino a Jose Manuel Calderón. Por cierto, lo de los dos primeros lo sabrás, ¿no? Buena la armaron en Sudáfrica. Vaya viaje que te perdiste…

Me despido aquí, maestro y amigo. Acuérdate de nosotros, que nos hace falta inspiración en este momento de necedad generalizada, mientras seguimos, como tú hacías, contando milongas.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba