SPORTYOU

Archivo
19 de octubre de 2021 19/10/21

Pilotos

La puñeta de ser compañero de Fernando Alonso

Mientras el español se llevaba todos los elogios por su heroico séptimo puesto en la clasificación del GP de España, Vandoorne era penúltimo


14 de mayo de 2017 David Sánchez de Castro - Sportyou

En la historia del deporte ha habido mil y un casos de deportistas cuyas trayectorias han quedado totalmente aplastadas en comparación a sus coetáneos: Gianfranco Zola y Diego Armando Maradona, David Ferrer y Rafa Nadal, Gianni Bugno y Miguel Induráin… En el caso de Fernando Alonso es similar. Ha sido capaz de arrasar a casi todos sus compañeros de equipo desde que debutó en Fórmula 1, a excepción de Lewis Hamilton en 2007 (con el que empató a puntos) y poco más.

A Stoffel Vandoorne le está empezando a pesar demasiado ser su ‘partener’. Pocos dudan de que, a igualdad de condiciones mecánicas, Alonso estaría por delante del belga en la clasificación, y sólo los cuatro abandonos con los que ha arrancado el mundial para el asturiano hacen que sea el talentoso belga quien esté por delante. El español le ha metido, de momento, un 5-0 en clasificación. Cinco veces se han enfrentado en pista un sábado, cinco veces ha acabado Alonso por delante.

Lo ocurrido este sábado en Montmeló ha sido casi humillante para Vandoorne. Mientras él no pasaba del penúltimo puesto, superando sólo a un Daniil Kvyat que merece un análisis aparte por su errática carrera en Fórmula 1, Fernando Alonso levantaba a la grada de Montmeló, a los aficionados, a la prensa especializada (incluida la proveniente de la Pérfida Albión) y a pilotos y expilotos por igual. “No sé exactamente qué ha pasado hoy. Ayer me sentí bastante cómodo y confiado en el coche, feliz con mi actuación, y todo iba en buena dirección para hacer un poco más hoy», se lamentaba Vandoorne.

Hay un cierto temor de que la luz de Alonso eclipse totalmente la de Vandoorne. En la Fórmula 1 ha ocurrido muchas veces: grandes campeones han sido tan superiores a sus compañeros que estos no han encontrado forma de brillar por méritos propios. En los 90 le pasó, por ejemplo, a Jos Verstappen, padre de Max: tuvo tan ‘mala suerte’ de coincidir con Michael Schumacher en el equipo.

Alonso, además, no pierde ocasión para clavar una pica a su compañero cada vez que puede. En los últimos tiempos de Ferrari, en el que el español se había convertido prácticamente en el enemigo en casa de Maranello, se dedicó a recordar después de cada decepción que había superado a Kimi Räikkönen, o que le había metido tal o cual diferencia de segundos. La lucha psicológica entre compañeros de box es parte también de la Fórmula 1, a diferencia de otros certamenes como el Mundial de Resistencia (uno de los grandes anhelos de Alonso) o la IndyCar (que centrará la vida del español a partir de este mismo lunes), y Alonso, también en esto, es todo un experto.

Volver arriba