SPORTYOU

Archivo
15 de octubre de 2019 15/10/19

Champions League

Las cartas de Conte ante el Barça

El italiano y la elección de su estrategia representan uno de los mayores obstáculos del Barcelona en su carrera por alcanzar los cuartos de final


20 de febrero de 2018 David de la Peña - Sportyou

Antonio Conte aterrizó en Londres bajo la sombra de Jose Mourinho y Pep Guardiola, las dos grandes estrellas del mercado de verano en la Premier League. Todas las casas de apuestas repartían su favoritismo entre el lado skyblue de Manchester y el lado red, así que, que finalmente fuese el Chelsea el campeón de liga representó, dentro de los límites, una sorpresa. Después de un inicio titubeante, el cuadro blue encadenó una racha de triunfos inalcanzable para sus perseguidores, explicada por muchos desde el argumento de no haber disputado competición europea.

Lo cierto es que el segundo curso del italiano en Inglaterra está siendo mucho más complicado, y las tiranteces con Abramovich, después de que el exjuventino considere que la plantilla no ha mejorado tanto como él esperaba, son constantes. En este momento el gran objetivo liguero es volver el próximo curso a la Champions League, de modo que puede confirmarse que el rendimiento en el campeonato local, donde se esperaba volver a pelear por el título, está por debajo de lo esperado.

La actualización pensando en Europa

El plan de juego del Chelsea estaba totalmente definido el curso pasado, pero Conte ha considerado que Europa -y más un grupo tan complicado con Roma y Atlético de Madrid- necesitaba una actualización. La idea fue quitar a uno de sus puntas -el sacrificado ha venido siendo Pedro- para jugar con un centrocampista extra, juntando en la zona ancha a Bakayoko, Fàbregas y Kanté. El resultado, sobre todo ante el Atlético de Madrid, fue positivo, pero da la sensación de que en la Premier League, quitarle un socio a Morata y Hazard ha restado peligro en las situaciones de transición, y sobre todo, ha repercutido negativamente en las fases de ataque posicional ante equipos más encerrados, un contexto que, por otra parte, no se espera de forma regular en la eliminatoria contra el Barça.

Hazard, recuperado

Después de la decepcionante temporada 2015/2016, donde él mismo se definió como un “fantasma”, el belga ha vuelto a su mejor nivel. En este momento es la gran amenaza del equipo londinense, protagonizando los ataques del Chelsea sea cual sea el contexto de partido. En acciones de contragolpe, su conducción de balón a toda velocidad serán la principal amenaza para el Barça, aunque en los ataques más organizados tiene soltura para jugar en espacios reducidos y aprovecharse de las paredes que le puedan tirar sus compañeros. Controlar el juego de espaldas de Morata o Giroud será clave para que el Barcelona no tenga que defender a Hazard activado de cara a la portería de ter Stegen.

Kanté, antídoto para Messi

Queda más que claro que a Leo Messi es casi imposible detenerle, y más cuando juega al nivel que está mostrando en este momento, pero N’Golo Kanté es un futbolista con condiciones para limitar sus apariciones. El francés tiene una resistencia enorme para estar durante los 90 minutos activado para defender las posibles recepciones del argentino en el carril central, y lo más importante, sus primeros metros son lo suficientemente potentes como para aguantar las arrancadas de Messi. Son palabras mayores, pero Kanté puede ser un antídoto relativamente eficaz para el genio.

La manta corta

De la alineación de Conte podremos extraer claras conclusiones. Si mantiene a Hazard y a Morata -que entrase Giroud de partida sería una sorpresa- solos en punta, el equipo será menos dañino en situaciones de transiciones, pero presumiblemente, más compacto en el carril central a la hora de defender, donde tres futbolistas estarán pendientes de Leo Messi y sus posibles asociaciones con sus compañeros. Además, la figura de Fàbregas -que sería de extrañar que juegue si Conte elige un doble pivote- puede hacer bastante daño al Barcelona, ya que es de lejos su mejor lanzador de situaciones de transición. A pesar de ser más sólido, el Chelsea de los dos atacantes puede ser positivo para el Barça en su transición defensiva, ya que si sólo Hazard y Morata protagonizan los contragolpes, quizás les falte un apoyo para desbordar el rombo defensivo que conforman ter Stegen, Busquets, Umtiti y Piqué.

Luis Suárez necesitará ayuda

Más que nunca, parece importante que la segunda unidad goleadora del Barcelona aparezca. El Chelsea tendrá que afrontar en muchos momentos del encuentro situaciones de defensa posicional, y ahí los tres centrales blues podrán ayudarse para proteger la amenaza de Luis Suárez en el área. Azpilicueta y Cahill, principalmente, son muy activos a la hora de defender centros laterales y pases interiores, de modo que secundarios en las facetas goleadoras como Rakitic o Paulinho podrían ser de gran ayuda para el uruguayo, que en muchas ocasiones tendrá que enfrentarse a un tres contra uno.

Temas relacionados: , ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba