SPORTYOU

Archivo
21 de septiembre de 2020 21/09/20

Champions League

Champions blancas sin látigo

Las últimas seis Copas de Europa del Real Madrid han sido logradas con entrenadores de los denominados blandos


5 de junio de 2017 Bruno Cabras - Sportyou

Contra los números poco se puede decir. La historia en color de la Copa de Europa del Real Madrid se escribe de la siguiente manera: las últimas seis Champions ganadas han tenido el denominador común de que en el banquillo se sentaban entrenadores de los denominados blandos como son Heynckes (1), Del Bosque (2), Ancelotti (1) y Zinedine Zidane (2).

Esto es irrefutable. El perfil de estos cuatro entrenadores está muy alejado de los denominados sargentos de hierro, de los aurigas que látigo en mano pretenden exprimir a las plantillas. En medio de estos logros se ha podido leer y escuchar como técnicos ‘maldeman’ como Fabio Capello, José Mourinho o Rafa Benítez eran los únicos capacitados para sacar rendimiento a los integrantes del Madrid de los Ferraris o al de Cristiano Ronaldo y compañía. Eso por no mencionar al del cuadrado mágico o al del librillo moderno.

La historia ya está escrita y los entrenadores ‘bizcochones’ blancos han llenado las vitrinas de títulos pese a la tozudez manifiesta de algunos de sus presidentes. Jupp Heynckes, Vicente del Bosque, Carlo Ancelotti o Zinedine Zidane han escrito páginas doradas en la historia del Madrid y los tres primeros tuvieron que abandonar el club por la puerta de atrás y señalados por su falta de mano dura con los jugadores. Lorenzo Sanz fue el primero es sacrificar a Jupp Heynckes pese a ganar la Champions después de 32 años.

Luego tomó el mismo protagonismo Florentino Pérez. Se deshizo de Vicente del Bosque pese a levantar dos Champions, una bajo su mandato ( año 2002) y otra bajo el de Lorenzo Sanz (año 2000). Florentino tampoco se apiadó de Ancelotti pese a levantar la orejona de Lisboa (2014). Ahora está Zinedine Zidane. Dos Champions en 17 meses y entregado a los jugadores, algo que irrita en la zona noble del Santiago Bernabéu.

Volver arriba