Archivo
26 de mayo de 2019 26/05/19

Opinión

Opinión

Castigo a la prepotencia


  • 09 de mayo
    de 2019
  • Paco Navacerrada

He de reconocer que me alegro mucho la eliminación del FC Barcelona. No por el mero hecho de que el Liverpool remontara el partido, que también, sino porque todo lo que es el Barça y lo que representa es la prepotencia del que se cree que ya ha ganado todo sin esperar al desenlace final. El Barcelona y sus aficionados son especialistas en vender la piel del oso antes de cazarlo y, como en otras ocasiones, ahora ha pasado lo mismo que en los años anteriores.

Lo que parece que está claro es que este estrepitoso fracaso del FC Barcelona, a pesar de ganar LaLiga y tener la Copa del Rey a tiro de final, ha tapado, aunque no debería, el también fracaso del Real Madrid. Porque aquí los fracasos de uno solapan los fracasos del otro y así sucesivamente a lo largo de los años.

El Real Madrid cayó con estrépito en casa contra el Ajax por 1-4. No creo que la eliminación del Barcelona deba tapar la temporada tan lamentable del equipo blanco, que también tiene lo suyo en prepotencia. Que nadie se olvide de la tarjeta amarilla de Sergio Ramos en el partido de ida en Ámsterdam. No debemos olvidar que esta eliminación del Barça tiene una mayor trascendencia que la meramente deportiva. No olvidemos que el Barça es el paradigma del independentismo, el parapeto de los Torra, Puigdemont y demás lacitos amarillos. Y eso que, para homenajear todo este tinglado, el Barça vistió el martes en Anfield de amarillo. Al final ese color, ya lo decía Luis Aragonés, va a ser gafe.

Recordar a todos aquellos que hace una semana ya se veían en la final del Metropolitano que el fútbol es el deporte más impredecible que existe y por eso pueden pasar cosas como las que pasaron el martes y el miércoles. Quién le iba a decir al Barcelona y a su directivo Jordi Cardoner que no iban a estar en el último partido de esta Champions League, después de ganar 3-0 en el partido de ida. Quién se lo iba a decir a Stoichkov o a Ferdinand o Lineker.

En fin, que quien ríe el último ríe mucho mejor. En esta ocasión, y a pesar de su temporada tan tétrica y aciaga, el que está riendo mucho mejor es el Real Madrid. Pero que el club blanco se ponga las pilas, porque otra temporada como la actual no la resiste ni el mejor club del mundo. Ya lo dijo Zinedine Zidane hace poco: hay que ir a por LaLiga desde el principio. Porque el fracaso estrepitoso del Barça en la Champions se irá diluyendo con el tiempo y LaLiga y, posiblemente, la Copa del Rey harán que la temporada sea aceptable. Y en unos años lo que quedará serán los dos títulos -si gana la Copa del Rey- que engordarán el palmarés del Barça y el Madrid se fue tan sólo con el Mundial de Clubes.

Y sí, he de reconocer que me alegré y mucho de la eliminación del Barcelona. Un club, con sus seguidores, mofándose del eterno rival que se queda sin opciones en el mes de marzo. La vida da muchas vueltas y si se escupe hacia arriba normalmente el escupitajo cae hacia abajo. El tiempo pone a cada uno en su sitio y el tiempo puso al FC Barcelona en el suyo.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba