SPORTYOU

Archivo
8 de agosto de 2020 8/08/20

Opinión

Opinión

Cansado de ser un segundo plato


  • 01 de agosto
    de 2013
  • Paco Navacerrada

Nikola Mirotic contra Olympiacos

La selección española de baloncesto ya se encuentra concentrada, de cara al Europeo que debe disputar en el mes de septiembre. Al hilo de esto, leí el otro día unas declaraciones del seleccionador nacional, Juan Antonio Orenga, en las que afirmaba que todavía estaba esperando saber la razón o razones por las que Nikola Mirotic ha declinado la invitación a formar parte del equipo. Yo creo que no hay que ser muy listo para darse cuenta de que al MVP de la Liga ACB el seleccionador nacional le ha ninguneado. Orenga ha esperado hasta el último momento la respuesta afirmativa del pívot de Oklahoma Serge Ibaka. Siempre pensó que tenía la bala de Mirotic en la recámara y de fallar la del africano, siempre podría contar con el montenegrino. Pero la jugada no le salió bien a Orenga.

Existe una normativa FIBA según la cual sólo se puede seleccionar a un jugador nacionalizado. Ya la temporada pasada, con los Juegos Olímpicos, el seleccionador, Sergio Scariolo se decantó por Ibaka. Mirotic, entonces, no le dio importancia. Era demasiado joven y dedicó el verano a descansar y llegar con las fuerzas renovadas. El montenegrino ha jugado con todas las categorías inferiores de España y hace dos años se proclamó campeón de Europa sub’20 con España. Sin embargo, ahora, la cosa es diferente.

Para Mirotic esta ha sido la temporada de su consagración. Campeón de Liga ACB con el Real Madrid y también subcampeón de Europa con su club. Ha sido elegido mejor jugador de la Liga esta temporada y también la Euroliga le escogió MVP en varias ocasiones esta temporada. No entiendo que el jugador más determinante de la Liga ACB 2012-13 no sea indiscutible dentro de la selección española.

Por eso no ha ido Mirotic con España. Si hubiese aceptado ahora, el año próximo, con Mundial a la vista, el seleccionador, como ahora, también hubiese apostado por Ibaka. El año que viene, Mirotic, si la cosa no cambia ostensiblemente, jugará el Mundial de España con su país de nacimiento, Montenegro, y España perderá una de las mejores bazas para intentar reeditar el éxito de 2006.

Volver arriba