Archivo
17 de noviembre de 2018 17/11/18

Fútbol

Brasil fulmina a Chile

Con su juego hermético en defensa y su potencia y precisión en ataque, Brasil intimida. Con esos ingredientes fulminó a Chile, una selección que había cuajado una notable primera fase. Pero la ‘canarinha’ va a otra velocidad. No se rige por el libro de estilo clásico de Brasil. Sí por el libro de Dunga. Un […]


28 de junio de 2010 José Mendoza - Sportyou

Con su juego hermético en defensa y su potencia y precisión en ataque, Brasil intimida. Con esos ingredientes fulminó a Chile, una selección que había cuajado una notable primera fase. Pero la ‘canarinha’ va a otra velocidad. No se rige por el libro de estilo clásico de Brasil. Sí por el libro de Dunga. Un sello infinitamente criticado, pero que da resultados. Muy poca samba, mucha seriedad. Desde que llegó al cargo, Dunga se ha preocupado por seguir siempre un mismo guión. Ha conjuntado un equipo con mayúsculas. Dos centrales (Juan y Lucio) respaldados por dos mediocentros de contención que están siempre a su lado (Gilberto Silva y Ramires o Melo). Dos laterales ofensivos que miden sus incorporaciones (Maicon y Bastos), un mediocentro con más libertad para descolgarse (Elano o Dani Alves) y tres atacantes (Robinho, Kaká y Luis Fabiano). Un manual inamovible en los últimos años al que cuesta imaginar cómo se le puede meter mano.

Chile fue un mosquito que incordió a Brasil apenas un cuarto de hora. Los de Bielsa salieron al campo con el atrevimiento que les caracteriza. Posesión de balón, mucha movilidad en ataque pero una defensa muy frágil. Poco a poco la ‘canarinha’ se fue estirando y adelantando líneas hasta que llegó el primero. Fue tras un saque de esquina que remató Juan. Las jugadas de estrategia es uno de los muchos argumentos ofensivos de este equipo.

Otro, quizás el mejor, es el contragolpe. Si se ponen por delante, remontar supone una misión imposible. Les encanta ceder la iniciativa, robar en campo propio y plantarse en el área contraria en un abrir y cerrar de ojos. Fue así como hicieron el segundo. Perdió el balón Alexis Sánchez, Robinho, en estado de gracia, condujo y cedió para Kaká, que asistió a Luis Fabiano. Ante el portero, el punta del Sevilla siempre es fiable. Regateó a Bravo y empujó a la red con una facilidad pasmosa. A su asistente, Kaká, aún se le espera. Sigue dejando varios detalles de calidad, pero le falta para mostrar su mejor nivel. Pese a todo, su calidad es indispensable. Dunga dejó en casa a hombres como Diego o Ronaldinho para que no hubiera dudas. Baptista está a años luz. Kaká es indiscutible aunque le falte ritmo.

Con el segundo fue coser y cantar. Chile lo siguió intentando en la segunda parte, pero fue incapaz de hacer cosquillas a Julio César. El guardameta del Inter apenas ha intervenido en este Mundial. Tiene un muro por delante y Bielsa no supo como superarlo. A media hora del final, un ataque de furia de Ramires lo transformó en gol Robinho con gran sutileza. La titularidad del jugador del Benfica refleja la mano de hierro del seleccionador. Felipe Melo se batió en duelo con Pepe ante Portugal, y Dunga no sólo le sustituyó al minuto, sino que le ha castigado con la suplencia en octavos de final. No había sido la única novedad en el once. La ausencia de Elano la cubrió Dani Alves. Tan conjuntado está este equipo, todos conocen tan bien su papel, que hasta el lateral del Barcelona encaja de mediocentro.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba