SPORTYOU

Archivo
1 de diciembre de 2022 1/12/22

Pilotos

Bottas, el último crack de la escuela finlandesa

Valtteri Bottas

Del país nórdico han salido mitos del automovilismo como Ari Vatanen o más recientemente Kimi Räikkönen: el piloto de Mercedes quiere seguir sus pasos


16 de abril de 2017 David Sánchez de Castro - Sportyou

Finlandia tiene un sorprendente ratio de habitantes/pilotos. Tiene representantes en casi cualquier disciplina deportiva con un motor involucrado, normalmente de alto nivel. En los rallies hay nombres legendarios: Ari Vatanen, Tommi Makkinen, Marcus Gronholm, Juha Kankkunen… Desde hace décadas, las pistas del WRC saben bien cómo se las gastan los finlandeses.

En la Fórmula 1 sus representantes no han faltado, aunque en menor número. En los 80 estuvo el finlandés volador, Keke Rosberg (luego nacionalizado alemán), en los 90 vienen a la cabeza JJ Lehto, Mika Salo o el bicampeón Mika Hakkinen y más recientemente los Kimi Räikkönen, Heikki Kovalainen y, el protagonista del sábado en Bahrein, Valtteri Bottas.

No es fácil encontrar un motivo a tal cantidad de pilotos en las más altas esferas del automovilismo (en las categorías inferiores la proporción es aún mayor, rivalizando incluso con los omnipresentes británicos). Hay verdaderos estudios sociológicos que, a lo largo de la historia, han intentado explicar el porqué de la afición y, sobre todo, de sus cualidades innatas. Las características intrínsecas de Finlandia, en parte, pueden dar un motivo. Es muy habitual ver a los niños, desde muy pequeños, montados en motos de nieve recorriendo las largas distancias entre poblaciones. A su vez, los lagos helados son escenarios perfectos para probar con las llamadas ‘snow-mobile’, todo un fenómeno cultural muy arraigado casi como una forma más de transporte, igual que en los Países Bajos son las bicicletas.

Pero para encontrar el origen de esta pasión por competir hay que irse a la infancia. Lehto, cuya carrera fue mucho más prolija en la resistencia que en la Fórmula 1, afirmaba que todo es culpa del karting. «Es muy popular en Finlandia. Ha sido desde los años 60, y está creciendo y creciendo. Mucha gente lo tiene como hobby», afirmaba en declaraciones recogidas por el portal ‘Box this Lap’.

Sin embargo, la explicación más coherente es la retroalimentación: cuantos más éxitos deportivos, más afición se crea. En España el mejor ejemplo es el ‘boom’ que supuso a principios de siglo la irrupción de Fernando Alonso. Ahora es mucho más habitual ver los circuitos de karting llenos de niños que, junto a sus padres, quieren emularle. En Finlandia ocurrió lo mismo: hombres como Mika Salo, Mikka Hakkinen (cuyo representante fue Keke Rosberg) o el propio Kimi Räikkönen admiten que empezaron porque querían emular a los míticos Vatanen, Kankkunen y compañía.

Ahora le toca a Bottas demostrar que él puede llegar a brillar como tantos otros compatriotas que saben lo que es bañarse en champán en lo más alto del podio. Él mismo asegura que se siente con confianza para conseguir -ahora que ya tiene su primera pole- una victoria que se le ha mostrado esquiva en su época con Williams. Ahora, en Mercedes, esa victoria tarde o temprano llegará, dicta la lógica. Además, lo lleva en los genes: por algo es finlandés.

Temas relacionados: ,
Volver arriba