SPORTYOU

Archivo
9 de diciembre de 2020 9/12/20

Opinión

Opinión

Benjamin Button


  • 29 de mayo
    de 2012
  • Iñaki Cano Martínez

Están más cerca de los cuarenta que de los treinta. Superan las catorce temporadas entre los mejores. Uno más que el otro pero empezaron siendo muy jóvenes, despidieron a compañeros que llegaron después que ellos, triunfaron cuando muchos ni si quiera soñaban con alcanzar esa cima. Algunos les retiraron demasiado pronto y decidieron responder con más trabajo para seguir siendo válidos. Han vencido al paso del tiempo cuando la ciencia dicta lo contrario. Deberían ver estos Playoffs desde su posición de jubilados en casa pero son más jóvenes que nadie. Ahí están. Luchando como en el siglo pasado.

El declive de una estrella suele ser excesivamente agresivo y desagradable para el jugador y para su fan. Es un proceso injusto pero real e irremediable. Garnett y Duncan han desafiado a la madre naturaleza y han detenido los estragos del envejecimiento. De hecho, por actitud y aportación, son más jóvenes. Si uno revisa sus números y su actitud puede pensar que es su primera presencia en unos Playoffs. Con el hambre del joven y la experiencia del veterano. La virtud aristotélica. Ese término medio ideal. Sabedores de que su esplendor físico ya pasó hace años pero contrarrestando eso con pasión y con la aplicación práctica de sus muchas horas de vuelo.

Estoy emocionado por culpa de estos dos tipos. Por su entrega ante el reto que tienen delante. Las fuerzas y la velocidad ya no son las mismas pero les da lo mismo. La serie de Garnett frente a los Sixers es el ejemplo,en siete episodios, de cómo un «viejo» se come a quien sea porque quiere volver a saborear el triunfo absoluto. Quizá no le quede la suficiente gasolina para afrontar un reto demasiado exigente pero que por él no sea. Se va a dejar hasta el último gramo de energía por intentar ganar a unos todopoderosos Heat. Una misión casi imposible pero Garnett tiene mucha fe. Se siente joven para afrontarlo.

Duncan tiene una labor similar en dimensiones y rivales porque los Thunder son más jóvenes, rápidos y fuertes pero no tienen más hambre que él. Tanto él como el jugador de los Celtics son un poco como don Quijote luchando contra los molinos de viento. La edad (y algunos analistas) les niega la gloria pero ellos han demostrado que tienen la edad justa para volver a ganar. Van a luchar hasta el final aunque las piernas estén fatigadas y doloridas; han pasado de todo y saben lo que hay que sufrir para ser ganador. Quieren demostrar que el paso del tiempo es sólo para muchos de los habitantes de Florida. La jubilación y los campos de golf de Orlando están cerca para ellos pero, de momento, no quieren ir hacia allí.

Volver arriba