SPORTYOU

Archivo
7 de febrero de 2023 7/02/23

Opinión

Opinión

Bastardear la profesión y el corazón


  • 23 de diciembre
    de 2011
  • Enrique Marín

Con Manzano destituido hace semanas, los dirigentes del Atlético jugaron con fuego y se quemaron. Adiós Copa ante un Segunda B. Miguel Ángel Gil, Quilón, Caminero, Quilón, Manzano, Quilón, Baraja, Quilón y Vizcaíno, además de Quilón, son la cadena de mando de este despropósito. ¿Cerezo? El presidente hace tiempo que fue relegado.

Una de las imposiciones a Manzano para volver al Atleti fue renunciar a su ayudante de siempre, Gonzalo Hurtado, y aceptar tener a su lado a Vizcaíno y Baraja, dos exrojiblancos sin título de entrenador. Menotti suele decir que hay dos tipos de entrenadores: los que dignifican su profesión y los que la bastardean. Manzano hizo lo segundo cuando fichó por el Atlético y, aunque sí, le han maltratado, no se puede quejar. Sabía dónde se metía.

Por cierto, que la hastiada grada del Calderón coreara el “¡ole, ole, ole, Cholo Simeone!” es precisamente lo que pretendían los mandamases del Atlético. Otra maniobra de distracción. Otra mentira mejor o peor vendida. Otra manera de tomar el pelo a la gente, aunque esta vez la broma le salió cara. Se quedaron sin Copa y el puro es de los grandes. La realidad siempre supera a una buena predicción de quienes saben y sienten. Justo lo que no hicieron ni hacen los de la cadena.

Volver arriba