Archivo
15 de diciembre de 2017 15/12/17

Champions League

Alcácer y Mathieu animan el tostón

El Barça le ha ganado 2-0 al Sporting en un partido intrascendente para el cuadro culé, con un gran gol del delantero valenciano y un tanto en propia puerta del zaguero francés


5 de diciembre de 2017 - Sportyou

El Barça le ha ganado 2-0 al Sporting de Portugal en un partido intrascendente para el cuadro culé, que confirma su primer puesto en el Grupo D, y que deja definitivamente eliminado de la Liga de Campeones al equipo portugués. 

Ernesto Valverde hizo algunas rotaciones significativas pensando en la visita al Villarreal del próximo fin de semana, pero evidentemente la más sonada fue la suplencia de Leo Messi, como ya sucediera en el Juventus Stadium. El técnico extremeño dispuso un 4-3-3 con Cillessen bajo palos, Semedo, Piqué, Vermaelen y Digne en defensa, Rakitic de mediocentro, Denis Suárez y André Gomes de interiores, Aleix Vidal de extremo derecho, Alcácer de falso extremo izquierdo, y Luis Suárez como nueve.

El Barcelona dominó el balón ante un Sporting que jugó con tres centrales -algo no habitual- y sin delantero centro, de forma que le costó mucho desplegarse. En la primera parte, el Barça tuvo varias opciones para abrir el marcador. Denis Suárez, Aleix Vidal y André Gomes lo intentaron con remates desde fuera del área que se marcharon fuera por poco -especialmente el del portugués-, aunque la más clara la tuvo Luis Suárez, que tras un gran autopase se quedó delante de Rui Patricio, pero el meta del Sporting respondió bien.

En el segundo tiempo, Jorge Jesus introdujo cambios ofensivos -entraron Gelson Martins y Bas Dost- pero la dinámica de partido siguió siendo igual, hasta que el Barça se puso por delante. El 1-0 llegó en el minuto 58, obra de Paco Alcácer, que cabeceó de forma excelente un córner al primer palo, para superar a Rui Patricio por el segundo.

De inmediato salió Leo Messi, lo que encendió a una grada que vivía el partido con cierta desidia, aunque justo después llegó la mejor ocasión para el Sporting de Portugal, después de que Bas Dost rematase sólo en el área pequeña, y Cillessen hiciera una parada fabulosa, para sorpresa de su compatriota, que no pudo hacer otra cosa que felicitarle.

Messi lo intentó en dos ocasiones, una con un disparo desde la frontal que se marchó fuera por poco, y luego con un remate mucho más acertado, que obligó a Rui Patricio a una gran estirada. Finalmente el argentino participó en el tanto del 2-0, tras servir un gran balón a Denis Suárez, que puso el balón al área para que Mathieu desviase el balón hacia su portería, lo que provocó que la grada cantase irónicamente el nombre del zaguero francés.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba