Archivo
16 de junio de 2019 16/06/19

Champions League

El Barça reescribe la historia

Los azulgrana lograron la machada 'in extremis' cuando todo parecía perdido gracias a tres goles en los siete últimos minutos de partido


9 de marzo de 2017 Marc Fuster - Sportyou

Tan increíble como cierto. Tan utópico como hermoso. El Barça escribió la noche más bonita del mundo del fútbol en unos 95 minutos locos, llenos de una de las cosas más irracionales que tiene el ser humano, la fe. Los azulgrana fueron capaces de sobreponerse, no solo al 4-0 del París Saint Germain en el Parc des Princes, sino al gol de Edison Cavani que parecía anular todo tipo de esperanza. El equipo de Luis Enrique demostró que si algo le sobra es perseverancia y empujó hasta que le dieron las piernas, concretamente la de Sergi Roberto que se puso en el camino del balón que colgó Neymar para reescribir una historia que parecía acabada.

El Camp Nou logró ver lo que nunca antes había sido capaz de hacer el Barça. La remontada parecía imposible y solo los más osados confiaban en darle la vuelta a un resultado que nadie antes había sido capaz de voltear. Pero empezaron los azulgrana mordiendo muy arriba y sin dejar salir al PSG desde atrás, conscientes que un gol tempranero iba a meter todo el miedo en el cuerpo de los parisino. Dicho y hecho. Luis Suárez resolvió con acierto un embrollo dentro del área. El hombre de una fe inagotable hizo, con su tenacidad, el primero de los seis que acabaría haciendo su equipo.

El Barça corría el riesgo de quedarse a las puertas como ya le sucedió en aquella noche ante el Inter de Milán de José Mourinho en la conocida noche de los aspersores. Con un Leo Messi muy intermitente, Neymar se vistió de superhéroe y fue capaz de regatear, defender, asistir y marcar. El brasileño fue el mejor de su equipo y tiró del carro cuando su equipo más lo necesitaba. El ’11’ fue el líder en un grupo que no jugó con 11 sobre el campo sino que la plantilla al completo estuvo empujando hasta el final.

Pese al ambiente y al ímpetu de los azulgrana, las circunstancias del encuentro no auguraban nada bueno y cada minuto que pasaba era un poco menos de esperanzas para un Barça que lo intentaba más por corazón que por fútbol. Pero el equipo de Luis Enrique demostró que este grupo es capaz de todo. Capaz de remontar dos veces en el mismo partido después del gol de Cavani cuando todo parecía hecho. Capaz de dejar sin argumentos a todo un PSG y sin palabras a todos los cronistas que ya tenían titulada su crónica. El Barça nunca dejó de creer y salió a la superficie hasta cuando el barco parecía hundido. Porque en el fútbol, como en la vida, siempre hay un espacio para cambiar el guión de una historia que todo el mundo daba por finalizada; porque en el fútbol, la locura más irracional se convierte en realidad.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba